NVIDIA acaba de lanzar su GeForce 560 Ti, y para los que no estén familiarizados con el catálogo de NVIDIA, esta tarjeta cubre el segmento orientado a la mejor relación calidad/precio. Los que conozcan la marca desde hace años, sabrán que la extensión “Ti” no es nueva: la GeForce 4 Ti fue llamada “el producto perfecto”, y seguramente por eso es que revivieron el nombre (que viene de Titanium). ¿Será un producto perfecto? Veamos.

¿Cuál es el público objetivo?

Aunque las tarjetas GeForce normalmente se asocian con juegos al más alto nivel, mucha gente no puede ni quiere gastar 500 dólares en una GPU. Incluso, algunas tarjetas del rango de los 200 dólares son más efectivas en cuanto a costos, y llegan a ser casi tan rápidas como los productos de tope de línea.

Si se mira la encuesta de hardware de Valve, basada en su plataforma Steam (algo asi como un iTunes para juegos), el 60% de los jugadores usa una tarjeta NVIDIA.

Y al ir a la sección de tarjetas de video, se darán cuenta que la mayoría de estas tarjetas son relativamente viejas, y ese es precisamente el tipo de cliente al que NVIDIA apunta. Básicamente, el 80% de esas tarjetas serán fácilmente superadas en rendimiento por la GeForce 560 Ti. NVIDIA estima que los dueños de una GeForce 8800GT obtendrán el triple de rendimiento en promedio, y eso es bastante (en términos de cuadros por segundo).

Para acortar la historia: todo el que quiera una calidad de imagen buena y a un precio razonable, debe continuar leyendo.

¿Qué hay de nuevo en la GF 560 Ti?

Como es el caso de cualquier GPU nueva, la mejora de rendimiento es lo principal. Desde la perspectiva de la arquitectura, NVIDIA ha optimizado el diseño de su chip para mejorar la velocidad (de 822 a 960MHz), lo que significa que se procesan más datos a cada segundo. La compañía también agregó 48 núcleos de proceso CUDA (para un total de 384). Cada núcleo procesa vértices y pixeles; finalmente, la GF 560 Ti tiene mejor rendimiento por watt que la GeForce GTX 460, la antecesora de la nueva en cuanto a precio. En general, NVIDIA espera un 33% de mejora de rendimiento sobre la GeForce GTX 460 de 1GB.

En el fondo, estamos ante un caso del tipo “más barato, más rápido, y mejor”, como postula la Ley de Moore respecto de los semiconductores y sus productos derivados.

Grandioso, pero ¿cuál en que me beneficia en la práctica?

Una subida de rendimiento les otorga un par de cosas: primero, jugar a los títulos más nuevos, y segundo, los juegos antiguos que no les corrían en sus tarjetas ahora pueden verlos en todo su esplendor (WoW se ve bastante bien). En ambos casos, lo que se obtiene es una mejora visual importante, que de seguro es algo que le interesa a todos los jugadores.

DirectX 11: ya que NVIDIA apunta a los dueños de tarjetas antiguas, es obvio que DX11 puede ser un factor importante al plantearse la adquisición de esta GPU. Cuando vayan llegando los juegos con DX11, será cada vez más difícil resistir la tentación de usar teselación, una característica que además de agregar detalles, en ocasiones sube el rendimiento al remover detalles no visibles en objetos lejanos.

Además, hay mejoras en otros apartados como las físicas, procesamiento de imagenes o compresión de video (si las aplicaciones lo soportan). Normalmente consideramos esto como un efecto lateral importante al tener una nueva tarjeta, pero no es la razón principal de la gente para irse por una tarjeta nueva. Las mejoras gráficas en los juegos son lo principal.

Rendimiento

Al hablar de rendimiento, es mejor mirar los números. No tenemos una GF 8800 GT para compararla, pero sí podemos hacerlo con la alguna vez poderosa GTX 280. Los números están en la mesa (especificaciones: Core i5-2500K, 3.3GHz, 4GB, Win7 32).

Como mencionamos antes, la GTX 280 fue alguna vez la tarjeta NVIDIA más rápida y que se vendía por cerca de 600 dólares (!). Ahora, la GeForce 560 Ti cuesta USD $250 y por menos de la mitad la supera fácilmente. La GTX 280 ya no se vende, por lo que la elección es fácil. Puede ser difícil escoger entre la GTX 460 de 1GB que se encuentra por 150 dólares en la red, y los $250 de la 560 Ti. Si están preocupados por la eficiencia energética, la 560 Ti es su elección, pero si solo quieren una mejora de rendimiento por no tanto dinero, una rebaja de $100 dólares puede ser importante.

Obviamente, también están las ofertas de AMD. La Radeon 6950 de 2GB cuesta en promedio $50 dólares menos, por lo que la competencia no está tan lejos en cuanto a precios.

Al final, el dominio de NVIDIA se extiende por mayor margen en cuanto a DirectX 11 y teselación.

Advertencia: no todas las tarjetas son exactamente iguales

Es bueno agregar que a pesar de usar el mismo chip, no todas las tarjetas son iguales. Algunas compañías venden tarjetas que pueden ser o más rápidas o más lentas que la referencia que usamos para las pruebas. En tal caso, lo mejor es revisar el rendimiento de las tarjetas de las marcas que buscan, y no quedarse solo con el rendimiento del chip principal que describimos aquí.

Conclusion

La GeForce 560 Ti es la tarjeta por elección para juegos con DirectX 11, y podríamos decir que a medida que salgan nuevos títulos que tengan soporte nativo para teselación, el valor de la 560 Ti será cada vez más obvio. Si solo les interesan los juegos actuales, la competencia provee algunas opciones interesantes, pero este es un producto bastante sólido. Los que sean parte del público objetivo (dueños de tarjetas viejas), la GF560 Ti debe ser su nueva adquisición.

RELATED

Comentarios