La versión con solo Wi-Fi del Galaxy Tab de Samsung se lanzó hace poco al mercado, y aunque exteriormente es muy similar al modelo con 3G, hay algunas diferencias significativas en su funcionamiento interno. En Samsung, estratégicamente, se han mantenido en silencio respecto de estos cambios, pero los usuarios ya notaron algunas características que claramente colocan al tablet en un peldaño inferior al original.

Primeramente, el procesador Samsung Hummingbird de 1GHz ya no está presente, y a cambio hay un chip ARM Cortex A de 1GHz, aunque el rendimiento en general debería ser similar. En cuanto a gráficos, el modelo con solo Wi-Fi tiene el chipset PowerVR SGX530, a diferencia del PowerVR SGX540 de la otra versión.

La conectividad Bluetooth 3.0 también se dejó de lado en “favor” del estándar 2.1. La mayor diferencia, eso si, están en el rendimiento gráfico, ya que el modelo con 3G es capaz de reproducir video a 1080p, mientras que la versión con Wi-Fi llega apenas a los 720p. ¿Mucha diferencia? Eso ya es cosa de cada uno, dependiendo de lo que busquen los usuarios. Eso si, es feo que en Samsung se hayan quedado tan silenciosos.

RELATED

Comentarios