Samsung recientemente confirmó que se filtró la actualización Android 4.1 Jelly Bean para el Samsung Galaxy S3, Galaxy Note, Galaxy Note 10.1 y Galaxy Tab 2 7.0. Obviamente, cualquier firmware filtrado que encuentres en Internet debe ser utilizado con precaución extrema, porque uno nunca sabe lo que podría contener. La razón es simple – no son lanzamientos oficiales, y de hecho no están listos para ver acción, así que instalarlos y que corran perfectamente es cuestión de azar.

Si te ha ganado la curiosidad y quieres arriesgarte a aplicar el dicho de la muerte del gato, entonces prepárate para lidiar con Odin y realizar procesos de recuperación. Solo para valientes.

RELATED

Comentarios