En caso de que te lo hayas perdido, el Austriaco Felix Baumgartner exitosamente logró saltar de una altura que ningún hombre había intentado, cayendo más rápido que cualquier otro hombre y rompiendo la velocidad del sonido en el progreso. Felix saltó exitosamente de una altura de más de 127,000 pies y cayó a una velocidad de 1,136km/h. Además de que la placa frontal de su casco se calentó y oscureció su visión durante la caída, todo fue de acuerdo al plan y aterrizó de forma segura. Hablando en conferencia de prensa después del salto, Felix comentó lo siguiente:

“Cuando estaba parado ahí en la cima del mundo, te haces tan humilde, que no piensas más en romper récords, no piensas en obtener datos científicos. La única cosa que quieres es volver con vida.”

Por supuesto esta no es la primera ocasión que Felix ha intentado algo así de loco (aunque no tan loco en comparación a saltar desde el borde del espacio). Intentó varios saltos base antes, como el peligroso salto desde la mano del Cristo Redentor en Rio de Janeiro, hasta saltos base ilegales en lugares como las Torres Gemelas Petronas en Malasia y Taipei 101 en Taiwán.

En cualquier caso es un logro bastante importante y felicitamos a Felix por su salto exitoso. Si tienes 14 minutos libres, dale un vistazo al video del salto en la parte superior. También pueden ver el video que está abajo que fue grabado con la cámara en su casco, aunque les advertimos que tiene muchos giros y no es apto para los que se marean fácilmente.

RELATED

Comentarios