Vehículo de conducción autónoma de Nissan (Hands-On)

nissan-autonomous-drive-ceatec-2013-640x339

Mientras estamos en CEATEC/Japón, aprovechamos la oportunidad para dar un paseo en la pequeña pista de prueba dentro del centro de convenciones Makuhari en Tokio. La meta es ver cómo reacciona el auto automatizado de Nissan ante diferentes situaciones en el camino. Recientemente, el gobierno japonés consideró aprobar pruebas en las calles de Japón, así que es emocionante ver cómo estos vehículos han evolucionado desde el año pasado. La meta de Nissan es tener "múltiples y asequibles" autos autónomos para el 2020. Considerando que los fabricantes de autos japoneses siempre han sido buenos para llevar nuevas tecnologías al mercado, debemos poner atención a lo que Nissan tiene para mostrarnos. Para poner las cosas en perspectiva, por "auto autónomo", Nissan realmente se refiere a que el conductor debe tener menos interacciones con el auto, y eso es muy diferente a cero interacciones.

De vuelta a nuestra sesión de conducción: en nuestra prueba, tuvimos un recorrido pre-programado en la pista, y en este año, se agregó un segundo auto a la prueba, para ver cómo el vehículo autónomo responde cuando otro vehículo tiene prioridad ante una señal de alto. El conductor nos explicó lo que sucedía, y Nissan agregó varias pistas en el auto de demostración como luces rojas/azules en las ruedas para alertarnos cuando el auto detecte una situación difícil. En general, la demostración corrió sin ningún problema.

En una sesión de preguntas y respuestas subsecuente, nos dijeron que las muestras de datos del auto fueron de 60FPS, y que la velocidad máxima autónoma es de 70 kilómetros por hora (44mph). Para manejar más allá de esa velocidad, la tasa de muestreo de datos necesita ser incrementada, junto con la capacidad de cómputo para analizarlos. En este momento, el sistema de cómputo es básicamente una PC con Windows 8.1 (en una ocasión diferente vi una laptop Lenovo en el maletero del auto), y entiendo que básicamente corre una aplicación Windows, probablemente por su facilidad de desarrollo.

Nissan utiliza una variedad de sensores, que incluye 5 o 6 láseres para escanear los entornos y crear una nube de puntos 3D para permitir que el auto “vea” en 3D. También hay cámaras para proporcionar información visual al sistema de cómputo y radares para detectar objetos lejanos. Dice Nissan que la “pintura blanca” (en el camino) es un aspecto técnico muy importante, eludiendo el hecho de que la información visual (color) es requerida para ver las líneas en el camino, cuando le preguntamos, nos dijeron que la conducción por las noches permanecía siendo un reto incluso suponiendo que haya soluciones (como infrarrojo) que podrían ayudar.

El proyecto de Nissan comparte metas similares con el auto autónomo de Google en el sentido en que los humanos interactuarán cada vez menos con el auto. La meta de Google parece tener un auto totalmente autónomo, mientras que Nissan parece estar contento con un auto que hace la mayoría del trabajo pesado, mientras que proporciona valor agregado para ser comercialmente exitoso. Los planes comerciales de Google aún no son claros y están bajo fuertes especulaciones.

La diferencia tecnológica final y más importante entre los autos de Nissan y Google es que Google depende de un mapa 3D pre-computarizado del mundo, junto con sensores para reaccionar a situaciones inmediatas, mientras que Nissan usa sensores para reaccionar a todas las situaciones. Esto podría tener implicaciones cuando se trate de la cantidad de datos que necesitas incluir o transmitir al auto, y esto también lleva a la pregunta acerca de qué tan frecuentemente se deben actualizar los datos del mapa, etc. Si Nissan tiene éxito usando solo sensores locales, podría ser una gran diferencia. Así las cosas, Google ha estado conduciendo por carreteras desde hace un par de años.

Lo más interesante, cuando los autos sean totalmente autónomos, probablemente no necesitaremos poseer uno, y los autos serán parte de un sistema de transportación público o privado que podríamos pagar “en-demanda”.

Tags :