El hombre regresará a la Luna en 2029 gracias a Rusia

moon

Con la construcción de un nuevo cosmódromo afronta Rusia el reto de llevar una misión tripulada a nuestro satélite. Pero no se trata de un fin en sí mismo sino de una etapa intermedia para llevar por primera vez al hombre a Marte.

El cosmódromo ruso de Baikonur (Kazajistán) ya se encuentra saturado de operaciones espaciales, principalmente lanzamiento de satélites y de sondas de aprovisionamiento para la Estación Espacial Internacional (ISS). Por ello en Rusia han decidido inaugurar un nuevo cosmódromo, en Vostochni (Siberia), a fin de que se convierta en la base desde la que se desarrolle el ambicioso programa espacial que lleve de nuevo al hombre a la Luna.

Sin embargo ese programa de misiones tripuladas a nuestro satélite no será más que una primera etapa dentro de un proyecto que como sucedió con el programa Gemini y Apollo en los sesenta podría lograr convertirse en un hecho de relevancia histórica al buscar nada menos que servir de segunda parada rumbo a Marte aunque por el momento los rusos no tienen previsto ese segundo salto sino concentrarse en asentarse en la Luna.

La primera parada tendría lugar en la ISS, desde donde la tripulación no tardaría en llegar a nuestro satélite . Allí se pretende establecer una base permanente que sirva de observatorio y eventualmente de plataforma de lanzamiento. Aprovechando la baja gravedad de nuestro satélite tendría menos dificultades enviar desde allí naves con destino a Marte en un futuro cada vez menos lejano aunque inicialmente el propósito es procurar fuentes de producción de energía y oxígeno que puedan hallarse en la Luna.

En ese empeño Rusia podría no estar sola ya que meses atrás se propuso a China formar parte de este proyecto. Este país ya cuenta con un ambicioso programa espacial, que incluye su propia estación espacial y su propio calendario de misiones a la Luna, pero ambas naciones, superpotencias espaciales, podrían buscar una sinergia favorable a los intereses comunes.

Las primeras pruebas tendrán lugar en el año 2021 y en 2023 la nave que están comenzando a desarrollar los rusos se acoplará a la ISS para configurarse como módulo de enlace en el trayecto hacia la Luna. Sería ya en 2025 cuando llegaría a la Luna la primera nave no tripulada sirviendo de prueba hasta el viaje tripulado en 2029.

Tags :