Sugerencias para el futuro laboral: trabajar tumbado

trabajar tumbado

Adiós para siempre a los problemas de cervicales, quizá también a los de lumbares, a la ciática, al túnel carpiano... qué pocas bajas nos vamos a poder tomar si cunde la idea que proponen en Altwork, basándose en modificar radicalmente la postura y cambiando la postura sedente por una de tendido supino, vulgarmente boca arriba.

Es la postura más cómoda por excelencia: tumbado boca arriba. Pero cuando tenemos que ver la tele, leer un libro o manejar un tablet nos encontramos con la complicación de mantener algo en alto o tener que doblar el cuello. Si nos proponemos trabajar tumbados con el portátil en el regazo añadimos el problema del calor que desprende el dispositivo. Todo ello queda eliminado con la revolución postural que proponen  en Altwork, donde a un cómodo sillón han añadido un soporte telescópico y articulado para la pantalla  que la sitúa sobre nuestro campo visual al tiempo que otro soporte mantiene el teclado en la posición que mejor convenga al usuario.

Para evitar que tanto el teclado como el ratón caigan sobre el usuario se emplea un sistema magnético y además el comprador puede personalizar el conjunto con tapizado o colores que combinen con la decoración de su oficina o incluso hogar, porque también podría ser una buena solución para teletrabajadores.

Cinco años han tardado sus diseñadores en tener lista esta pieza única de ergonomía y decoración que puede parecer un estilizado y futurista sillón de dentista, y es que posiblemente alguna vez alguien reclinado en ese temido lugar haya tratado de evadirse del dolor imaginando el alivio de estar trabajando.

Este peculiar puesto de trabajo puede ser una alternativa para quienes cansados de la posición habitual sientan la tentación de probar algo diferente pero más vale que las tareas a desempeñar no sean aburridas porque el riesgo de quedarse dormido será mayor que nunca.

Capaz de adoptar prácticamente cualquier posición entre la de sentado y la de tumbado, Altwork probablemente quedará fuera del alcance de nuestros jefes por una simple cuestión presupuestaria: su precio final es de $5.900.

 

 

 

 

Tags :