La NASA explica cómo el cambio climático convirtió a Marte en un desierto

mars

En una rueda de prensa celebrada hoy con gran expectación en Washington científicos de la agencia espacial estadounidense han explicado las causas atmosféricas que convirtieron a nuestro vecino en el yermo desértico que es hoy.

Los últimos hallazgos sobre presencia de agua salada en el subsuelo marciano, que aflorarían bajo diversas circunstancias ambientales, confirmarían que hace millones de años la superficie de Marte presentó un aspecto bien distinto del actual. Mares y ríos fluían antes de que la temperatura superficial llegase a la media de -60º actuales en invierno.

Gracias a la misión MAVEN (siglas en inglés de Evolución de la Atmósfera y las sustancias Volátiles de Marte) que desde el pasado año estudia la atmósfera marciana ahora sabemos que el gran responsable de los cambios en aquel planeta fue el viento solar, capaz de barrer de la atmósfera diversos gases en suspensión, lo que habría contribuido a convertir la atmósfera en la tenue capa actual. Al no encontrar las investigaciones de la NASA presencia de dióxido de carbono en forma de depósitos calcáreos en la superficie sólo queda la opción de que o bien como consecuencia del impacto de un gran meteorito o por la acción del viento solar.

Esa “fuga” continúa produciéndose en la actualidad y se ha podido cifrar en torno a los 100 gramos por segundo, cantidad que se incrementa notablemente cuando tienen lugar tormentas solares. En el pasado, cuando la radiación solar era más potente, esta acción habría sido más intensa, contribuyendo al cambio climático que convirtió al planeta en el desierto actual.

Factores adicionales que contribuyeron a que ahora el espesor de la capa de CO2 de Marte sea apenas un 1 % que en la Tierra fueron la menor actividad volcánica o la pérdida del campo magnético, algo que sucedió hace 4.000 millones de años. En nuestro planeta el potente campo magnético evita que suceda como ocurrió en Marte y que los vientos solares arrastren fuera de nuestra atmósfera los gases en suspensión.

 

 

 

Tags :