Esto es lo que se siente volando en caída libre entre los rascacielos de Panamá

panama

El vídeo que te mostramos a continuación muestra un ejemplo más de la espectacular (aunque temeraria en ocasiones) práctica del salto BASE. En esta ocasión las cámaras subjetivas de los protagonistas nos permiten experimentar algo mínimamente parecido a lo que han podido vivir ellos volando gracias a sus trajes especiales entre los rascacielos de la ciudad de Panamá.

Las altas agujas de hormigón, acero y cristal que pespuntean las orillas de la ciudad de Panamá son el espectacular dédalo en el que el osado Brandon Mikesell, un joven de 28 años vecino de Seattle, nos ofrece este emocionante paseo volador.

Subido a un helicóptero que vuela a 1.200 metros de altura Brandon y su compañero de aventuras saltan sobre la ciudad de Panamá equipados además de con sendos paracaídas con unos trajes denominados wingsuit que permiten aprovechar las corrientes de aire para planear y así, además de frenar y dirigirla caída, pueden valerse del desplazamiento en horizontal que favorece el vuelo que les vemos disfrutar paseándose entre los edificios, volando a una velocidad de unos 200 km/h.

En contra de lo que suele suceder en muchas ocasiones en las que vemos vídeos similares, o de aquellos que saltan en paracaídas desde altas estructuras y edificaciones, en esta ocasión Mikesell afirma que han obtenido los permisos necesarios para hacerlo dado que en la inmensa mayoría de las ciudades el mundo no está permitido ni siquiera volar en el interior del espacio aéreo.

En esta ocasión las autoridades no enviaron a una patrulla policial a detener a los saltadores sino que existió una completa colaboración entre las dos partes implicadas.

“In most of the world, flying down in the city skyline is very illegal, so we had to get special permits and work with the city officials to allow us to do this flight,” he told INSIDER

Tags :