Así aterriza un dron en un portaaviones a radiocontrol

dron

La popularización de los drones permite que casi cada día haya un uso nuevo o alguna nueva ocurrencia que los tiene como protagonistas. La de hoy, que puedes ver en el vídeo a continuación, demuestra que también a escala se puede conseguir despegar y, lo que es más complicado, aterrizar un dron en un portaaviones de tamaño proporcional.

El apasionante mundo del radiocontrol permite que haya quien se dedica incluso a construir un impresionante modelo a escala del portaaviones Kitty Hawk de la Armada estadounidense. La maqueta tiene casi 4 metros de longitud, la nave real tenía (fue retirada del servicio en 2009) nada menos que 325 metros de eslora.

Debía su nombre al lugar de Carolina del Norte donde los hermanos Orville y Wilbur Wright lograron por vez primera en la historia hacer volar un rudimentario avión, así que era casi de justicia poética que sea un modelo a radiocontrol de dicho buque con tan significativo nombre donde por primera vez haya tenido lugar el aterrizaje de un dron.

Y no ha sido cosa fácil.

Como sucedió con el primer vuelo de los hermanos Wright en 1903 ha sido necesario un largo proceso de preparación. En concreto han sido necesarios dos años de pruebas para conseguir el aterrizaje del dron sobre la pista en cubierta del portaaviones a radiocontrol.

Lo que no fue nada complicado de conseguir es el despegue de un avión a radiocontrol, como se ve al comienzo del vídeo, pero el aterrizaje, incluso a radiocontrol, es una maniobra tremendamente complicada incluso con las facilidades que atribuimos a los drones con la sustentación adicional y la capacidad de detenerse en el aire de sus múltiples rotores horizontales.

Tags :