Así es el nuevo Google+: en Mountain View no pierden la esperanza

g

Es probablemente la red social con más eco (por aquello de la reverberación del sonido en grandes estancias vacías) pero a pesar del escaso éxito histórico que acumula acaban de presentar un nuevo diseño con el que atraer a las masas que produzcan una inédita aglomeración en esta red social. ¿Lo conseguirán?

Mientras el gran referente en cuanto a redes sociales se encuentra en cifras astronómicas (más de 1.500 millones de usuarios) hay a mucha distancia un triple empate entre Twitter, Instagram y Google+ que, curiosamente, deja en mal lugar a esta última teniendo en cuenta la gran cantidad de usuarios de las diversas herramientas y plataformas de Google, desde Gmail a YouTube.

Apenas se logró engrosar esa cifra obligando a todos los usuarios de las mismas hace años a acceder mediante una cuenta vinculada a Google+, pero aun así la repercusión y el movimiento en dicha red es prácticamente testimonial.

En Mountain View han pensado que tal vez un rediseño de G+ podría suponer un empujón a tan poco concurrido barrio virtual, y aunque muchos esperaban un completo lavado de cara el resultado ha sido bastante más discreto y natural, aunque no por ello puede dejar de ser efectivo.

Se ha reforzado el funcionamiento de algunas de las partes más populares (sí, las hay) de Google+. Por ejemplo la sección de Grupos supera los 1,2 millones de nuevas altas diarias. Para consolidar este éxito se ha prestado especial atención a la experiencia de usuario a través de dispositivos móviles, dado que es esta la vía de acceso de cada vez más internautas y no ha sido precisamente uno de los puntos fuertes tradicionales de G+.

Aunque G+ es “la red social de Google” y Android es su sistema operativo, este rediseño no se ha quedado únicamente en el ecosistema del androide verde sino que se ha reconstruido igualmente el rediseño específico para la app de iOS.

Hace unas semanas los usuarios de G+ descubrieron que se les solicitaba mediante notificaciones una actualización de sus perfiles personales a fin de establecer un mejor control sobre la información personal que se muestra al resto, y parte de la nueva forma de establecer los hitos de nuestra presencia en esta red social estaba encaminada a enriquecer la nueva apariencia que ahora se estrena en el conglomerado de plataformas y herramientas que con el tiempo, y aunque inicialmente no pretendía ser una red social, ha terminado convirtiéndose en una de ellas.

Quizá ese “pecado original” sea el lastre que durante años ha pesado en las alas de Google+ y que le ha impedido llegar a serlo. Curiosamente ahora es cuando la red social por antonomasia, Facebook, está adquiriendo un inusitado éxito desgajando esas funcionalidades que ofrecía, es decir, casi recorriendo el camino inverso que llevó a Google a aglomerar en un mismo lugar todo cuanto ofrecía por separado.

 

 

Tags :