Apple, Google, Microsoft y otros grandes de la tecnología, en contra de las puertas traseras en el cifrado

sneakers

Un frente común de las más importantes industrias tecnológicas se está posicionando con claridad en contra de las herramientas que desde algunas instancias gubernamentales se trata de imponer en el cifrado de las comunicaciones con el argumento de poder contraatacar amenazas terroristas como las que por desgracia se viven estos días en diversos lugares del planeta.

A pocos sorprende la confirmación de que quienes pretenden atentar, atacar o transgredir la ley con actividades criminales de diversa índole se valen de diversos métodos relacionados con las nuevas tecnologías. Distintas plataformas de mensajería permiten enviar y recibir comunicaciones con cada vez más garantías de privacidad, pero hay instancias gubernamentales que preferirían poder tener un acceso preferente a esas comunicaciones impenetrables.

Como ya ha tratado el cine en películas como “Sneakers: los fisgones” (Phil Alden Robinson, 1992) siempre hay alguna agencia de seguridad de misteriosas siglas interesada en acceder a aquello que algunos intentan ocultar. Cierto es que en ocasiones se trata de comunicaciones dirigidas a causar el mal, pero no todo el mundo que cifra sus comunicaciones busca cometer actos delictivos sino que en un gran porcentaje de casos simplemente busca privacidad y, precisamente, protección contra quienes desean acceder a sus datos con fines delictivos.

De ahí que desde hace tiempo y en relación con el cifrado de las comunicaciones gobiernos y agencias de seguridad hayan argumentado la necesidad de que los servicios de almacenamiento de información o de transmisión de comunicaciones que emplean cifrado dispusieran de una puerta trasera que estaría bajo el control de quienes teóricamente sólo quieren velar por nosotros y nuestra seguridad, aunque sea a costa de nuestra propia libertad.

A cerca de esta iniciativa se acaba de manifestar rotundamente ITIC (Consejo de la Industria de las Tecnologías de la Información), un grupo compuesto por Apple, Google, Microsoft y otro número significativo de importantes empresas tecnológicas frontalmente contrarias a la implementación de un acceso en las herramientas de cifrado. Las dos razones que argumentan son las expuestas anteriormente: se limita la libertad de los usuarios al mismo tiempo que se debilita la protección de las comunicaciones, lo que puede ser aprovechado precisamente por quienes buscan acceder a informaciones ajenas, vulnerando la intimidad o haciéndose con datos sensibles que puedan permitir el uso indebido de tarjetas de crédito.

Esa facultad de acceso para “los buenos” puede ser aprovechada por “los malos” y el daño causado podría llegar a ser mucho mayor que el que trata de evitarse, según ha expresado Dean Garfield, consejero delegado de ITIC, del que además de las ya mencionadas también forman parte Facebook o Twitter.

De hecho desde ITIC se afirma con rotundidad que seria irreparable el daño físico y financiero que podría causar en la sociedad y la economía un acceso a comunicaciones cifradas que pudiera caer en manos de quienes ya hoy sin ese muro derribado ya atentan contra la paz, la estabilidad y la convivencia.

Tags :