Richard Branson se apunta a la carrera espacial privada con Virgin Galactic y sus cohetes que se lanzan desde aviones

virgin

El millonario y emprendedor aventurero británico llevaba tiempo sin dar que hablar con la que fue una de las primeras empresas privadas en querer llevarnos al espacio, pero ahora parece querer competir con SpaceX y Amazon por colocar cohetes allá arriba.

A través de Virgin Galactic nos llega un nuevo método de lanzar cohetes al espacio que podría suponer una alternativa quizá más económica a los intentos que hasta el momento y con variado éxito se están llevando a cabo.

En este caso la idea parte de un avión, un Boeing 747-400 modificado que inspirándose en los cazas de combate que portan en su parte inferior misiles cuenta con un soporte para un cohete que no hará explosión sino que una vez desprendido remontará el vuelo hasta ubicarse en órbita, ahorrándose la parte habitualmente más compleja y que requiere de un mayor gasto energético: el despegue.

El avión-nodriza, denominado Cosmic Girl, despegaría al modo tradicional ascendiendo hasta los 10.000 metros. Sería ahí donde el cohete se desprendería de su soporte, activaría sus motores y continuaría el ascenso, ya en solitario, hasta situar su carga en la órbita deseada.

El mayor gasto de combustible en un cohete lo supone la primera fase, la que lo arranca del contacto con la superficie terrestre y le hace vencer la gravedad contribuyendo a la ascensión inicial. Ese ahorro se traduciría en un abaratamiento de los costes de situar carga en órbita, al mismo tiempo que se amplía la capacidad de carga.

El avión Cosmic Girl ha estado en servicio para la flota comercial de Virgin desde 2001, y ahora se verá sometido a la modificación que le permitirá alojar el soporte para cohetes en el mismo lugar que otros modelos similares aprovechan para montar un quinto motor.

Virgin ya mantiene un contrato con la NASA por valor de 4,7 millones de dólares que compromete a la empresa británica a lanzar más de una docena de satélites experimentales al mismo tiempo que ha alcanzado un acuerdo con la empresa OneWeb para establecer una red de 39 satélites (con opción a 100 más) que permitan construir un sistema global de conexión a Internet vía satélite.

La gran diferencia entre emplear los cohetes tradicionales y esta nueva propuesta de Virgin es que los primeros requieren de una programación para su lanzamiento de en torno a 6/12 meses mientras que el avión Cosmic Girl podría estar listo para colocar en órbita a  su “pasajero” en apenas 24 horas.

 

Tags :