Sacerdote apartado de su parroquia por oficiar la homilía sobre un patín eléctrico

cura patín

Los patines eléctricos están de moda últimamente, aunque sólo sea porque algunos de ellos han sido prohibidos por los posibles accidentes que pueden ocasionar a pasajeros no experimentados. En esta ocasión la prohibición tiene que ver con uno de sus usuarios a quien se le impide volver a ejercer su misión por haberlo hecho en una ocasión a bordo de este curioso invento.

Los llamados Hoverboard suponen un híbrido entre el monopatín de toda la vida y los Segway, esos patines que mantienen en todo momento la verticalidad gracias a la interacción de unos giróscopos y los motores eléctricos que corrigen con pequeños movimientos constantes el posible desequilibrio.

En las últimas semanas han protagonizado diversas noticias por razones tan diversas como los incendios accidentales de las baterías de algunos modelos pero también por la prohibición de emplearlos en algunas localidades por los incidentes en que se han visto envueltos a causa de complicaciones derivadas de un uso inadecuado o temerario.

Pero la noticia que nos ocupa hoy nos hace viajar hasta Filipinas, donde el párroco de la diócesis de San Pablo (Laguna) ha sido suspendido por emplear uno de estos patinetes eléctricos autoequilibrados para celebrar una homilía.

La noticia ha sido confirmada por la propia diócesis que ha publicado incluso un vídeo en su propio perfil oficial de Facebook en el que pueden verse las evoluciones del sacerdote mientras imparte su ministerio.

Las razones argumentadas desde la parroquia para la suspensión del sacerdote patinador se refieren al respeto y la reverencia que demanda la Eucaristía como fundamento máximo del cristianismo, motivo por el que el oficiante no puede añadir alteraciones que puedan distraer la atención de los asistentes, algo que sin duda consiguió el sacerdote.

El cura ha sido apartado de su parroquia por tiempo indefinido mientras se le conmina a pasar un periodo no determinado reflexionando sobre su comportamiento.

 

 

Tags :