Oxígeno activo, rayos UV… el inodoro que sólo tendrás que limpiar una vez al año

wc

Lo primero que puedes pensar ante la perspectiva de un inodoro que pasa un año sin recibir una limpieza manual es que habrá que acercarse a él provisto de traje NBQ pero en este caso no será necesario puesto que el sanitario cuenta con una serie de mecanismos, tecnologías y materiales que hacen innecesaria la limpieza diaria.

De hecho una de sus características es que el usuario ni siquiera necesitaría papel higiénico para limpiar sus partes debido a que el propio sanitario incorpora un sistema de limpieza automático de las partes íntimas de quien acaba de sacar lo peor de sí mismo. Un chorro de agua templada y un flujo de aire cálido dejarán las posaderas completamente limpias sin que el usuario deba abandonar su posición sedente.

A continuación toca hablar de su proceso de autolimpieza. Por un lado es esencial la composición de las paredes interiores del inodoro, realizadas en zirconio y dióxido de titanio. Se consigue así una superficie interior superhidrofílica que facilita sobremanera que se deslice el agua sobre la misma minimizando el riego de que parte quede adherido a la superficie interior del inodoro.

Cuando se acciona la cisterna en el interior se produce un chorro de agua electrolizada mediante un proceso que crea una composición ligeramente desinfectante capaz de aniquilar cualquier bacteria. Mientras una luz ultravioleta baña el interior del inodoro ayudando en el proceso de acabar con posibles virus y bacterias… siempre que estas queden en el interior del inodoro. La parte exterior sin embargo sí que hay que preocuparse de mantenerla completamente limpia.

Además una capa de iones de oxígeno ayuda a acabar con la más mínima sustancia fecal depositada en el interior del inodoro.

 

Tags :