El doctor Canavero asegura haber efectuado un trasplante de cabeza con un mono

canavero mono trasplante cabeza

La imagen muestra a un mono con una sutura en el cuello que se correspondería, de ser cierta la información (falta la debida supervisión científica por pares) con un trasplante de cabeza (en realidad es más bien el cuerpo lo que se trasplanta) que habría llevado a cabo exitosamente el controvertido doctor Canavero. Sería un paso más allá en una técnica pionera de reconexión de médula espinal mediante la que ya había conseguido que ratas sometidas a este tipo de operación hayan logrado caminar.

Sergio Canavero es el director del Grupo de Neuromodulación Avanzada de la universidad de Turín y ha publicado esa imagen que simbolizaría lo que podría ser un logro sin precedentes para la Medicina: la reconexión de la médula espinal seccionada uniendo una cabeza con el cuerpo de un donante. Una espectacular solución que podría ser la única esperanza en casos de tetraplejia, distrofia muscular o determinados tipos de cáncer.

La imagen se ha publicado en la revista New Scientist pero a pesar de tratarse de una revista científica dicha publicación ha estado envuelta en la controversia puesto que aún no se ha producido el preceptivo examen por otros científicos sobre los resultados de tan llamativo y controvertido experimento a fin de confirmar su validez.

En los próximos meses publicaciones académicas como Surgery y Neuroscience & Therapeutics tienen previsto publicar los resultados completos de estos experimentos que podrían revolucionar por completo el campo de la neurología aplicada a los daños en la médula espinal y su recuperación.

El secreto de la técnica desarrollada por el equipo del doctor Canavero se basa en primer lugar en que la médula espinal haya sufrido un corte limpio para a continuación poder aplicar su revolucionaria solución: un polímero llamado polietilenglicol que actúa a modo de “adhesivo” entre los dos segmentos de la médula, el de la cabeza y el del cuerpo.

Los experimentos realizados con ratas demostraron que la reconexión se producía con éxito y que los animales conseguían volver a caminar tras un período de recuperación y adaptación. En el caso del experimento efectuado con el mono que aparece en la imagen el equipo de Canavero decidió sacrificar al animal a las 20 horas de la intervención tras haberse comprobado el éxito de la reconexión medular y que no había daños cerebrales. Se confirmaba así la evolución sobre la técnica anterior que permitió en los años 60 que el doctor Robert White efectuase un experimento de este tipo en el que se efectuó esta misma intervención pero el  mono objeto del mismo no logró mover el cuerpo y tenía que respirar de forma asistida.

El siguiente objetivo de Canavero es efectuar experimentos con humanos cerebralmente muertos antes de plantearse el primer “trasplante de cuerpo” en un humano vivo, para lo que ya hay un voluntario: el ruso Valeri Sprirdonov, aquejado de distrofia muscular, y que se ha mostrado dispuesto a convertirse en el primer hombre al que se le trasplanta la cabeza a un cuerpo sano.

No será una operación sencilla puesto que sumado a todas las evidentes complicaciones en este tipo de intervención y de la evolución de esta pionera tecnología hay que sumar que son necesarios unos 15 millones de euros para financiarla sin contar que por motivos legales la operación tendrá que llevarse a cabo en China (donde no parecen tener obstáculos bioéticos ante el “trasplante de cabeza”) pero el cuerpo donante tendrá también que pertenecer a un ruso.

Quizá después de todo no sea tan complicado conseguir la financiación, basta con que algún estudio cinematográfico proporcione los millones a cambio de los derechos para rodar la película que narre tan singular como revolucionaria y controvertida historia.

 

Tags :