“Pandemic”, la primera película de apocalipsis zombi rodada en formato primera persona

pandemic

Algunos videojuegos inspiraban el deseo de referirse a ellos (o de ser publicitados) en términos similares a "es como estar viendo una película". Ahora le damos la vuelta al concepto para que une película pueda publicitarse al estilo "es como estar en un videojuego".

Todo gracias al formato de cámara subjetiva o perspectiva en primera persona, uno de los clásicos del género iniciado por “Castle Wolfenstein” o el archilegendario “Doom” que de hecho bautizó todo un género de títulos a los que nos referíamos como “tipo Doom”, caracterizados por mostrar en pantalla lo que estaría dentro del campo visual del personaje de manera que también se popularizó ver en la parte inferior de la pantalla las armas que manejábamos.

Desde los años 80 algunos directores de cine (como John Woo) emplearon ese encuadre en algunos momentos de sus películas e incluso ya hay alguna película completa en ese formato pero faltaba aplicarlo a uno de los clásicos del género: el apocalipsis zombi.

El trailer de “Pandemic” permite aventurar que el objetivo puede haberse conseguido con bastante solvencia al mostrar en una película lo que habitualmente es común en los videojuegos: una situación que se desmanda ante una infección que revive a los muertos/contagia a los vivos (táchese lo que no proceda) y mientras los protagonistas tienen que convertirse en supervivientes en medio de un festín de sangre y cadáveres.

De próximo estreno a comienzos del mes de abril “Pandemic” (por lo que, insistimos, se muestra en el trailer) traslada con bastante fidelidad situaciones, movimientos, escenarios y en definitiva sensaciones que ya resultan familiares para los habituales fieles al género de videojuegos en primera persona (incluso fuera del género zombi o del survival horror) y resta por conocer si resultará más o menos aceptable para los espectadores cinematográficos sin previa experiencia en este tipo de videojuegos porque, no lo olvidemos, la cámara subjetiva puede resultar mareante si no es el propio espectador/jugador el que está manejando el personaje y por tanto no es completamente dueño de los movimientos que se realizan y al no poder preverlos se merma su capacidad de adaptación ante desplazamientos bruscos de lo que se convierte en su campo visual.

La experiencia, en cualquier caso, se intuye interesante y dado el tremendo auge en los últimos tiempos de los canales de streaming de partidas de videojuegos como Twitch quizá estemos ante el nacimiento de un subgénero (dicho sin ánimo peyorativo, sino todo lo más clasificatorio) de películas que llevan a la imagen real una experiencia similar a la que disfrutan millones de espectadores pasivos de partidas de videojuegos manejadas por otro.

Tags :