El esposo de una víctima del tiroteo de San Bernardino se posiciona junto a Apple frente al FBI

san bernardino

En la pugna entre el FBI y Apple por la que la agencia gubernamental pretende que la empresa de la manzana mordida desarrolle un método para acceder a un iPhone bloqueado perteneciente a uno de los acusados de este tiroteo que se saldó con 14 fallecidos y 22 heridos se han formado dos bandos claramente diferenciados.

Junto a Apple diversas empresas tecnológicas (Amazon, Google, Facebook, Microsoft…) se han posicionado en defensa de la privacidad de los contenidos almacenados en productos y servicios online de sus clientes. Hoy un individuo se ha unido en este apoyo, pero no se trata de un individuo anónimo más.

Se trata de Salihin Kondoker, esposo de Anies Kondoker, una de las víctimas que resultaron heridas (en su caso, recibió tres impactos de bala) en el tiroteo que tuvo lugar el pasado mes de diciembre en San Bernardino.

En el sistema judicial estadounidense existe una figura que permite alinearse con una de las partes implicadas en un procedimiento y es esto lo que ha hecho Kondoker, apoyando a Apple con su presencia en el asunto que se sustancia en los tribunales frente a la pretensión del FBI de que Apple desarrolle una especie de “llave maestra” capaz de acceder a un iPhone que esté bloqueado. El problema de fondo es que desarrollar esa llave no limitaría el acceso al terminal que está en el núcleo de esta cuestión sino que permitiría acceder a cualquier iPhone, algo a lo que el propio Tim Cook se ha manifestado contundente  reiteradamente en contra.

Inicialmente Kondoker apoyaba las tesis del FBI pero tras haber estudiado las implicaciones que supondría esa imposición sobre Apple ha rectificado su posición, alineándose con la postura de la empresa fundada por Steve Jobs. Para ello ha dirigido un escrito al juez que entiende del caso explicando que duda de que en el iPhone del acusado pueda encontrarse información relevante para el FBI y que le preocupa más que la imposición por parte de la agencia federal a Apple del desarrollo de esa vía de acceso al terminal pueda facilitar que el Gobierno tenga acceso a la privacidad de la información de los ciudadanos.

En concreto explica que al ser el acusado compañero de trabajo de su mujer, el iPhone era el terminal proporcionado por el trabajo, y que su propia esposa no lo usaba para asuntos ni comunicaciones personales, lo que le lleva a creer que en el iPhone del acusado podría no haber tampoco información personal que tuviera utilidad para la investigación.

 

 

 

 

 

Tags :