Philips y Samsung dejan de fabricar televisores domésticos 3D

3d

Hace un par de años parecía que el futuro de la televisión era inevitablemente tridimensional pero el tiempo ha pasado y parece cada vez más improbable que a corto plazo se convierta en realidad un planeta lleno de gente sentada ante el televisor con gafas (y no precisamente de las graduadas). Dos de los más importantes fabricantes de televisores han hecho públicos sendos anuncios renunciando a la tecnología 3D en sus nuevos modelos de este año.

Si hay que echarle la culpa a alguien tendrá que ser a los propios consumidores, que con una demanda raquítica de televisores 3D han trasladado a la industria su desinterés por este formato. Y la respuesta de la industria no podía ser otra: dejar de fabricar televisores con tecnología 3D.

Es lo que han anunciado Philips y Samsung: ninguno de los nuevos modelos que presentarán en 2016 incluirá capacidades 3D. La marca holandesa fue la primera en confirmarlo y posteriormente la surcoreana se sumaba a la iniciativa, por lo menos en lo que se refiere a los modelos de televisor que se venderán en Europa, dado que los televisores comercializados en Estados Unidos de América bajo la marca Philips en realidad son fabricados por Funai, que tiene su propia política comercial en este sentido.

Por su parte Samsung sí que ha confirmado que abandona por completo (y por el momento, quién sabe lo que nos deparará el futuro) la fabricación de televisores con opción 3D. En su anuncio, además de reconocer la poca demanda comercial que hay de estos modelos también destacan lo que quizá sea la gran limitación para que termine de convertirse en una tendencia: la falta de contenidos disponibles en 3D. Tampoco es un elemento menor el hecho de que el formato Blu-Ray Ultra HD de reciente aparición aún no ofrece soporte para 3D.

Esto nos deja únicamente con Sony y Panasonic confiando en los televisores 3D, si bien se trata de modelos de alta gama.

Tags :