Screening Room: estrenos en tu casa el mismo día que en el cine por $50

cine en casa

Una start-up que acaba de presentarse en sociedad ya cuenta con el apoyo de nombres como Steven Spielberg, Perter Jackson, Ron Howard o J.J. Abrams, defensores de que el mismo día que las películas llegan al cine quien así lo desee (y previo pago de su importe, unos $50) puedan ver dicho título en la comodidad de sus hogares.

Con Screening Room sus fundadores pretenden trasladar la experiencia del día del estreno al domicilio del usuario. Es el propósito de Sean Parker (fundador de Napster y vinculado también a Facebook y Spotify) y Prem Akkaraju (cuyo apellido suena como un gallego sorprendiéndose por algo) quienes ya están recibiendo no solo el apoyo sino incluso la inversión de algunos de estos importantes nombres de la industria cinematográfica.

De hecho en los últimos meses han recibido el consejo y la orientación de Jeff Blake, antiguo vicepresidente de Sony Pictures, quien a buen seguro habrá contribuido a aquilatar la oferta que proponen a los potenciales clientes.

A cambio de $50 el mismo día del estreno se podrá contar con el mismo título que se esté proyectando en las salas de exhibición. Un precio superior al de una entrada, sí, pero hay que tener en cuenta que en casa puede acomodarse un número amplio de espectadores ante la pantalla, lo que por otra parte también puede contribuir a potenciar la industria del home cinema.

Como coste adicional los usuarios tendrán que abonar $150 por el dispositivo que permitirá recibir en streaming las películas en el propio domicilio. Tras el día del estreno el usuario dispondrá de 48 horas para poder ver la película y parece claro que el público mayoritario serán personas que quieran aprovechar al máximo las posibilidades de sus instalaciones de cine doméstico así como familias con hijos a quienes suponga un importante ahorro este método en lugar de la típica salida al multicine en centro comercial, donde además de los atascos y las colas hay que sumar el coste de varias entradas más los complementos alimenticios: refrescos, palomitas, merienda…

Screening Room está negociando con los estudios y exhibidores un porcentaje del 40 % del precio de su servicio, además de negociar que los clientes reciban dos entradas para ver en las salas la película en cuestión. La oposición de los exhibidores se fundamenta en su reticencia a estrechar las llamadas ventanas de explotación, los calendarios que establecen cuánto tiempo debe pasar entre el estreno de la película en salas comerciales y su paso a los circuitos de alquiler, venta y emisión televisiva, considerando que perjudica a su negocio cuanto menos tiempo transcurra entre el estreno y el momento en que el espectador pueda tener la película en su casa.

 

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad