OPPO F1, el smartphone ‘selfie expert’ de OPPO [Review]

OPPO F1

El fabricante OPPO nos trae su última propuesta en smartphones, el OPPO F1, un terminal de gama media con acabado fantástico y pensado para selfies.

OPPO ya había demostrado su buen hacer con otros terminales anteriormente, y el OPPO F1 marca el primero de una nueva familia de smartphones de gama media de la compañía, en la que el diseño externo y su capacidad para hacer fotos va a ser su principal objetivo. En los siguientes vídeos tenéis el Unboxing y el Review del terminal, con el análisis detallado y fotos del smartphone tras los vídeos.

Unboxing

Review

Lo primero que destaca es su aspecto externo, con un diseño y un acabado bastante mejor que otros muchos terminales de gama media. Por un lado en la parte frontal es de color blanco y tenemos arriba la cámara frontal de 8MP, altavoz de llamada, sensor de luz y proximidad, y abajo tres botones capacitivos, aunque no iluminados. La pantalla es IPS-TFT de 5″ con soporte para uso con guantes y un cristal protector 2,5D Corning Gorilla Glass 4 con los bordes curvos, además de una película protectora de plástico totalmente transparente y sin letras ya colocada perfectamente, algo que se agradece si teníamos pensado ponerle una. Lamentablemente, su resolución es 720p en lugar de 1080p, pero a pesar de ello la calidad de imagen es bastante buena.

Los bordes son metálicos, y en ellos podemos encontrarnos en el superior un puerto de audio de 3,5mm, y en el inferior el puerto microUSB, así como el micrófono. En uno de los laterales tenemos los botones de volumen y en el otro el botón de encendido/apagado, junto con una ranura accesible con la típica herramienta y con dos espacios: uno de ellos para una microSIM y otro para una nanoSIM o una tarjeta microSD de hasta 128GB, de forma que no podremos usar simultáneamente la doble SIM 4G y la tarjeta microSD.

Por último, en la parte trasera, de color cava, tenemos una carcasa de aleación de aluminio, aunque no completa, ya que dos pequeñas franjas en los lados cortos son de plástico. En la parte superior izquierda se encuentra la cámara trasera de 13MP, con su flash debajo, la marca de la compañía y abajo a la izquierda el altavoz principal, que da un sonido alto y limpio, con soporte de audio Dirac, pero que por su colocación se queda bloqueado al dejar el terminal en una mesa boca arriba. El OPPO F1 mide 143,5x71x7,25mm y pesa 134 gramos.

En cuanto a su potencia, el smartphone cuenta con un SoC Qualcomm Snapdragon 616, con una CPU de ocho núcleos: 4 de ellos Cortex-A53 a 1,7GHz y los otros 4 también Cortex-A53, pero en este caso a 1,2GHz. Su GPU es una Adreno 405 y además de 16GB de memoria ampliable con microSD, cuenta con 3GB de RAM, más que suficiente para un terminal de esta gama y multitarea con Android. Los resultados de los benchmarks han sido:

  • AnTuTu – 35.737 (3D: 2.029 UX: 15.853 CPU: 13.833 RAM: 4.022)
  • Vellamo – Multicore: 1.791 Metal: 1.154 Chrome: 2.543
  • Geekbench3 – Score: Battery: 2.704 (100%->1% 06:45:40)
  • 3D Mark – Sling Shot ES 3.0: 469 Ice Storm: 10.348 Ice Storm U: 9.074 Ice Storm E: 5.857
  • GFX – ManhattanHD: 709,8(11) T-RexHD: 1.376(25) ALU2HD: 602,9(20) DriverHD: 171,5(5,7) TexturingHD: 1.295
  • PC Mark – 3.828
  • Quadrant – 22.880

Su batería es de 2.500mAh, pero lamentablemente no es extraíble, ni cuenta con la conocida tecnología VOOC de carga ultrarrápida de OPPO, una pena, ya que es realmente buena, pero el menor precio del OPPO F1 les ha llevado a eliminarla en este terminal. Como cabría esperar, dispone de un IMU con acelerómetros y giróscopos, así como brújula digital, soporte A-GPS, Bluetooth 4.0 y Wi-Fi 802.11 b/g/n, pero lamentablemente no dispone de lector de huellas dactilares ni NFC, por lo que muchos servicios de pagos electrónicos no pueden usarse con él.

Respecto a las cámaras, aquí OPPO a apostado fuerte, con dos cámaras de buena calidad, y que aunque con poca luz no llegan a la altura de los terminales premium, en condiciones normales no tienen nada que envidiarles. Su tecnología Flash Shot saca las fotos realmente rápido, incluyendo su sistema Phase Detection Auto Focus (PDAF), que enfoca en tan sólo 0,1 segundos, aunque a veces me ha costado enfocar en modo macro.

La cámara trasera es de 13MP con apertura F/2,2 y una respuesta muy buena, pero lo más destacable es su software, Pure Image 2.0+, con gran cantidad de modos: destacando sobre todo el modo Experto, con controles manuales, modo RAW, modo Ultra HD, que permite crear fotos de hasta 50MP combinando varias fotos de forma automática.

Junto con todos estos modos configurables, tenemos también modo super Macro, doble exposición, panorámico, HDR, doble exposición, GIF para animaciones, numerosos filtros y hasta disparo lento, ideal para sacar las estelas de los coches por la noche o hacer light painting. A todos estos modos se accede de un manera muy sencilla, que facilita estar listo para cualquier situación. A continuación tenéis varios ejemplos.

Por otro lado, la cámara frontal es de 8MP, apertura F/2,0, ángulo de 84º y tamaño 1/4″, algo muy poco habitual en smartphones de gama media y que tan sólo unos pocos de gama alta lleva. Entre sus funciones extra para selfies está poder sacar fotos sin pulsar un botón, con sólo decir ‘cheese’ o abriendo la palma de la mano frente a la cámara, y flash utilizando la luz de la pantalla. También por supuesto el efecto Beautify 3.0, que para que lo veáis os lo muestro en las siguientes fotos de forma gradual, desde la primera a la izquierda con él desactivado, hasta la última a la derecha con él efecto a tope.

Otro aspecto distintivo del OPPO F1 es su sistema operativo ColorOS 2.1, propio de OPPO y basado en Android Lollipop 5.1.1. El sistema operativo es bastante fluido y sencillo de usar, aunque tiene ciertas diferencias frente a Android original, como por ejemplo el hecho de no tener un menú de acceso directo al listado de todas las aplicaciones. Algunas de las funciones extra que incorpora son la integración de gestos, tanto con la pantalla encendida como apagada, de forma que podemos, entre otras cosas, bajar y subir el volumen deslizando dos dedos por la pantalla, o acceder a la cámara directamente con el smartphone bloqueado con dibujar una O en la pantalla.

Junto con los gestos, y el software para fotografía del que hablamos antes, el centro de seguridad de ColorOS es otra de sus grandes apuestas. Gracias a él, se pueden gestionar permisos de aplicaciones, limpiar memoria, ahorrar energía y datos, gestionar las copias de seguridad y cifrado del smartphone con facilidad, etc… Para algunos usuarios, todas estas funciones extra y ciertos cambios respecto a Android pueden resultar confusos, pero una vez acostumbrados se trata de un sistema operativo bastante cómodo y práctico.

El OPPO F1, a diferencia de otros terminales de varios fabricantes chinos, sí que puede comprarse en España y gran parte de Europa de forma directa, bien a través de la tienda oficial de OPPO, o por Amazon. Su precio oficial es de 229 euros, sin duda muy interesante para todo lo que ofrece este terminal. En la caja incluye unos auriculares, cable USB-microUSB, manuales, funda protectora y herramienta para la ranura SIM.

OPPO F1

Lo Bueno

  • Un diseño y acabado externo realmente bueno para su precio.
  • Dispone de ranura microSD y SIM dual, aunque no es posible combinar ambas cosas.
  • Un rendimiento bastante bueno dentro de su gama.
  • Cámara frontal mejor incluso que la de algunos terminales de gama alta.
  • Software para cámara con muchísimas opciones.
  • Sistema operativo muy cuidado, con muchas opciones, personalizaciones y asistentes de serie.

Lo Malo

  • La pantalla con resolución 720p se queda algo corta.
  • No cuenta con tecnología de recarga ultrarrápida VOOC y la batería no es desmontable.
  • No tiene NFC ni lector de huellas dactilares.

Veredicto

Si comparamos el OPPO F1 con un smartphone de gama media de marcas de grandes multinacionales, como Samsung o Sony, sin duda el OPPO F1 gana bastante en relación calidad/precio. Las cámaras son uno de sus puntos fuertes, especialmente en su software. La frontal, de 8MP y apertura f/2,0, que junto con el flash basado en la pantalla, ofrece unos selfies bastante buenos. Por otro lado, la trasera de 13MP y F/2,2 con su función UltraHD para obtener fotos de 51MP combinando varias fotos, permite un zoom interesante, aunque con poca luz se queda algo corta.

Exteriormente el acabado es realmente bueno y tiene poco que envidiarle a un smartphone de gama alta, aunque quizás se echa en falta que la pantalla sea Full HD y unos pocos detalles, que sin duda podemos dejar pasar en un smartphones de este precio. El sistema operativo Color OS 2.1, basado en Android 5.1, va realmente bien, fluido y limpio, con multitud de funciones, aunque para los que estén acostumbrados a Android sin modificaciones podría resultar algo confuso.

Sí que se echa de menos el sistema de recarga ultrarrápida VOOC de OPPO, que no ha incluido en este dispositivo, así como un lector NFC y sensor de huellas dactilares, algo que limita sus opciones con varios sistemas de pago. A pesar de estas carencias, no se puede negar que con un precio de 229 euros y la posibilidad de comprarlo directamente en España, sin necesidad de importación, lo hace un smartphone muy a tener cuenta para alguien que busque un terminal de gama media con un gran acabado.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad