Apple apunta a Oriente con su iPhone SE: “sólo” venderá cinco millones de unidades en USA

se

El recién llegado al catálogo de móviles de la manzana mordida parece tener un público muy determinado y este no se encuentra mayoritariamente en Occidente, más concretamente en Estados Unidos de América, donde Apple mantiene previsiones de vender "únicamente" entre cuatro y seis millones de unidades de su nuevo iPhone SE.

La fiebre por el phablet parece extenderse y Apple finalmente se sumó a ella con sus modelos iPhone 6 y 6 Plus, evolucionándolos recientemente al añadirles la letra S a la segunda generación de ambos.

Pero ese crecimiento imparable del tamaño de la pantalla en los últimos años ha dejado por el camino unos cuantos huérfanos, los que prefieren pantallas de menores dimensiones. Son diversos los motivos: desde la comodidad de requerir solo una mano para manejarlos hasta la incomodidad de tener que sacarse el móvil del bolsillo delantero del pantalón cada vez que te sientas. O simplemente quien lleva habitualmente un tablet o un portátil y ya tiene ahí una pantalla de mayor tamaño.

La cuestión es que es precisamente en los mercados asiáticos, los más dinámicos, donde el phablet ha tenido un gran éxito pero donde todavía es un formato muy demandado el que mantiene la pantalla del smartphone en 4 pulgadas. Y ahí Apple ya sólo mantenía el iPhone 5S, un terminal “de entrada” que apareció en el mercado en 2013 y que satisface por igual a quienes prefieren un terminal de tamaño más reducido o con un precio también más reducido.

La pega es que precisamente por llevar tanto tiempo en el mercado las prestaciones ya no estaban a la altura. Apple habría jugado muy inteligentemente la baza de embutir en la carcasa de un iPhone 5S (un modelo cuya estética aún cuenta con numerosos defensores) la potencia del nuevo iPhone 6S. Menor tamaño, menor precio. Pero también un éxito limitado en algunos mercados como es el doméstico, ya que Apple calcula que no venderá mucho más de seis millones de unidades del iPhone SE en USA.

Es lo que corroboraría un reciente estudio de mercado que calcula dicha cantidad de iPhone SE que Apple venderá este año en dicho mercado. Conviene tener en cuenta que se estima que de los 110 millones de iPhones unos 18 millones corresponden a las últimas versiones aparecidas en otoño (iPhone 6S y 6S Plus) mientras que 62 millones pertenecen a la anterior generación (iPhone 6 y 6 Plus), lo que supone una contundente mayoría para quienes han optado por modelos con una pantalla de mayor tamaño que las 4 pulgadas que ofrece el iPhone SE, dado que mantiene idéntica apariencia que los iPhone 5/5S.

Centrándonos en los aproximadamente 30 millones de usuarios de iPhones de generaciones anteriores (4 y 5, en su mayoría) cabe esperar que de estos habrá una parte importante a quienes satisfaga contar con un dispositivo que suponga algo así como seguir teniendo el mismo dispositivo (o muy similar para los que aún sobreviven con un iPhone 4/4S) por diseño pero con las mismas prestaciones que el más reciente iPhone aparecido, el iPhone 6S (descontando la pantalla 3Dtouch y el sensor TouchID de segunda generación).

Cabe imaginar que habrá una proporción nada desdeñable de quienes aún emplean un iPhone anterior al 6 lo hacen por preferir pantallas de 4 pulgadas o menos. Ese es el público al que se dirige el nuevo SE.

Optarán por jubilar sus viejos dispositivos y hacerse con un iPhone SE sólo aquellos que sientan predilección por el diseño de cantos rectos y además prefieran la pantalla de 4 pulgadas, mientras que cabe esperar que una gran mayoría de quienes accedan por vez primera a un dispositivo Apple prefieran optar por pantallas de mayor tamaño, en consonancia con la tendencia dominante en el mercado.

Apple habría jugado la baza de contar con un terminal que no será decididamente un superventas pero que puede contar con una cuota de mercado lo suficientemente significativa como para merecer la pena el “esfuerzo” de continuar vendiendo un terminal cuya base está más que amortizada (el iPhone 5 apareció en 2012) con un precio que no es precisamente “low cost” aunque sí pueden permitirse una cierta rebaja con respecto al iPhone 6S con el que el iPhone SE casi empata en prestaciones.

Teniendo en cuenta los habitualmente elevados márgenes con los que trabaja Apple parece una jugada acertada en la que no venderán demasiadas unidades pero sí obtendrán un gran rendimiento.

Y precisamente es en los mercados asiáticos (Brasil, India y China) donde Apple está obteniendo en los últimos tiempos buenas cifras de ventas que podrían verse animadas ante la perspectiva de adquirir un iPhone último modelo, con prestaciones por todo lo alto y precio e la parte inferior del catálogo de la marca.

 

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad