Snapchat añade cambios que la convierten de red social en app de mensajería instantánea

snapchat

Snapchat evoluciona y sus nuevas características la asimilan a, por ejemplo, WhatsApp. Los cambios que se acaban de introducir en la app cambian drásticamente las posibilidades que ofrece, el modo en que se usa, los fines para los que se empleará a partir de ahora... y con toda seguridad aumentará también el número de usuarios que tendrá.

Chat, llamada de audio, stickers, envío de fotos de entre las que tenemos almacenadas en nuestro dispositivo… Snapchat ha cambiado radicalmente desde sus orígenes y amplía sus características de red social convirtiéndose de hecho en una plataforma que permite un uso muy similar al de las aplicaciones de mensajería instantánea, más allá de los mensajes de texto que hasta ahora permitía enviar entre usuarios (y videollamada si ambos interlocutores tenían abierto el mensaje).

Ahora, una vez accedamos al nombre de uno de nuestros contactos veremos que disponemos de más opciones que el teclado para escribir nuestro mensaje. Además del icono de la cámara de vídeo que permitía establecer una videollamada encontramos los iconos que nos permiten enviar fotografías desde nuestro álbum, añadir stickers y emoticonos y efectuar una llamada de voz con la reconocible silueta de un auricular de teléfono. Si nuestro interlocutor está conectado tendrá lugar esa llamada, en caso contrario podemos dejar un mensaje de voz.

La llamada de voz, que como decimos ya podía usarse anteriormente, ahora mejora la manera en la que intuitivamente se muestra la posibilidad de efectuarla, asimilándola a lo habitual en las apps de mensajería instantánea, en lugar del cambio a color azul intermitente del botón de “ENVIAR” del mensaje de texto.

Además se ofrece una opción para que la videollamada sea bidireccional o si lo preferimos sólo veamos a nuestro interlocutor pero nuestra cámara permanezca inactiva. Incluso podemos seleccionar no ver a nuestro interlocutor a pantalla completa sino minimizar su imagen hasta que suponga un pequeño círculo animado en la parte inferior de la interfaz. Esto permite continuar con la comunicación mientras enviamos fotos o stickers a nuestro comunicante.

 

El envío de vídeos de corta duración a nuestro interlocutor también permite convertirlos en algo asimilable a los GIF animados para demostrar la reacción ante una conversación. Basta presionar de forma prolongada el botón de la cámara para grabar un pequeño vídeo de 10 segundos de duración pero sólo desde la cámara frontal por lo que si queremos mostrar lo que sucede ante nosotros en lugar de nuestra reacción habrá que girar el móvil.

De forma similar , el icono del auricular del teléfono permite llamar a nuestro contacto y si este no está disponible podemos grabar un mensaje de audio. A la hora de escucharlo si mantenemos el móvil ante nosotros reproducirá el audio por el altavoz de manera que otras personas también puedan escucharlo y automáticamente lo desviará al auricular si colocamos el móvil en la forma en la que lo hacemos junto a nuestro oído al mantener una conversación telefónica en la que prefiramos más discreción.
En cuanto a los cada vez más populares stickers, Snapchat cuenta con un buen número de ellos para complementar nuestros mensajes.

Tags :