Construye su propio androide réplica de Scarlett Johansson

scarlett

Aún no alcanza la perfección como para que se las confunda si te las encuentras por la calle pero un aplicado desarrollador de autómatas de Hong Kong ya cuenta con su propia versión robotizada de la conocida actriz. Construido a base de piezas de silicona impresas en 3D y con un rango de movimientos limitados, esta Scarlett 2.0  es capaz incluso de pronunciar unas pocas frases.

Scarlett Johansson ya prestó su voz en la versión original de la película “Her” al sistema operativo del que se enamoraba el personaje interpretado por Joaquin Phoenix. Ahora puede resultar aún más sencilla esa relación al contar con un elemento tangible, aunque mecánico y carente de vida biológica.

Al menos esta versión robotizada de Scarlett Johansson puede guiñarte un ojo y susurarte “te quiero” o “¡eres tan guapo!” al tiempo que sonríe o gesticula (de una manera muy rudimentaria) con sus manos.

El aspecto en general es bastante realista pero dista mucho de lo que las películas de ciencia ficción nos han mostrado en casos como los replicantes de “Blade Runner”, las diversas generaciones de criaturas creadas a partir de la revolución protagonizada por Skynet en la saga “Terminator” o los androides con tendencias singulares obra de la corporación Weyland-Yutani en la serie de películas iniciadas con “Alien, el octavo pasajero”.

También cabe destacar que al menos en este caso el autor confiesa ser completamente autodidacta en lo que respecta a la programación del robot y en cualquier caso se trata de una versión casi artesanal.

Conduce a una profunda reflexión los extremos a los que podremos llegar en unos años si se produce la adecuada evolución y conjunción de las tecnologías de asistentes inteligentes (Siri) con la de las muñecas de silicona ultrarrealistas destinadas a los usos sexuales (Real Doll) con los logros cada vez más avanzados en el campo de la robótica.

Si a eso le unimos la posibilidad de licenciar los propios aspectos físicos de actores y actrices, modelos, deportistas, celebridades varias… una nueva industria puede llegar a originarse para que quien lo desee (y pueda pagarlo, no será un capricho barato) pueda tener a su famoso/a favorito/a en casa.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad