Consiguen piel artificial (con pelo y glándulas sebáceas) en laboratorio

piel artificial

Suena un poco raro y a primera vista tampoco es que tenga un aspecto precisamente atractivo pero este primer éxito podría conducir a la definitiva consecución de piel artificial capaz de remediar quemaduras, heridas, malformaciones...

Se trata de la primera vez en que un grupo de células germinales primordiales consiguen dar forma a una porción de piel de múltiples capas, capaz por tanto de ser transplantada, y además conteniendo folículos pilosos y glándulas sebáceas, las encargadas de producir esa grasilla protectora de la piel que tantos dolores de cabeza nos da después de toquetear un rato la pantalla del móvil o el tablet.

Por el momento se trata de piel de ratones y no tardará en producirse la investigación correspondiente con células humanas que pueda dar como fruto la creación artificial de porciones de piel humana sintética capaz de resolver los graves problemas de, por ejemplo, los quemados o quienes sufren enfermedades de la piel.

El director del Centro RIKEN para el Desarrollo de la Biología ubicado en Japón, Takashi Tsuji, afirma que esto supone aproximarse de forma determinante a la consecución también de otros tejidos y órganos creados en laboratorio, lo que no solo resolvería las necesidades de los transplantes sino que podría ofrecer una alternativa a los experimentos de fármacos y sustancias químicas con animales.

Conseguir el crecimiento de tejidos capaces de conformar piel humana es harto complicado debido a que esta está compuesta de tres capas diferenciadas: epidermis (capa exterior protectora y esencialmente impermeable), dermis (capa intermedia elástica y flexible donde se hayan las glándulas sudoríparas y sebáceas, los folículos pilosos, las terminaciones nerviosas y los capilares sanguíneos) y la capa interna de grasa subcutánea que otorga textura y aislamiento.

La compleja interacción entre las células y la organización requerida para la disposición de estas tres capas ha sido un gran reto que ahora se ha alcanzado con éxito. En la imagen puede distinguirse una porción tintada en color verde fluorescente que se corresponde con la presencia de proteínas que permiten detectar las células madre pluripotenciales capaces de generar cualquier tipo de tejido.

En el experimento los tejidos se trasplantaban al lomo de ratones cuya piel carece de pelo, donde quedaban activados y tras arraigar y quedar conectados al resto del tejido del receptor generaban sus propias glándulas y folículos.

Ahora las funciones reguladoras de la piel artificial, dotada de dichas nuevas características, permitirá replicar de manera efectiva las funciones del tejido cutáneo normal en los trasplantes.

 

 

Tags :