Juicero, el “Nespresso” de los zumos que cuesta $700

juicero

En marketing se estudia una técnica de discriminación de precios conocida como "skimming" (desnatado) que explica el alto precio de algunos productos y/o servicios en un momento inicial, lo que permite a la empresa resarcirse del posterior ajuste que pueda hacer la competencia o la producción en masa. Alguna forma hay que buscar de justificar el precio de esta máquina de hacer zumos. Y atentos, porque no estamos diciendo que sea una exprimidora.

Juicero es una máquina que te pone un zumo fresco en el vaso… una vez que hayas pagado $700. Además de tener un tamaño bastante grande y servir de símbolo de estatus sí hay que concederle una inigualable ventaja: no produce residuos. Absolutamente ninguno.

El truco está en el equivalente en Juicero a las cápsulas Nespresso: unas bolsitas que cuestan entre $5 y $7 que contienen diversos combinados de frutas naturales conservados al vacío de manera que sólo al colocarlos en esta máquina productora de zumos se produce el rico néctar sin pérdida de propiedades. De hecho ese era el propósito original del creador, conseguir el zumo más fresco que pudiera conseguirse y además de la manera más limpia.

El proceso para conseguir este dispositivo se ha llevado 40 meses de desarrollo con docenas de prototipos hasta conseguir el resultado perfecto que se espera que si tiene éxito y se comercializa ampliamente llegue a ver reducido su precio hasta comercializarse por unos $200. Probablemente suceda como con los automóviles de la marca Tesla Motors, cuyos primeros modelos han salido al mercado con precios entre $70.000 y $120.000 para años más tarde anunciarse uno más “asequible” que cuesta “sólo” $35.000.

El funcionamiento de Juicero no puede ser más sencillo: colocar en la encimera de la cocina, conectar a la alimentación eléctrica, colocar en su interior una de las “bolsas-cápsula” y dejar que salga el zumo. El vaso será lo único que se ensuciará. Y una vez retirada la bolsa del compartimento donde se coloca la máquina queda lista para preparar el siguiente zumo. Ni siquiera hay que añadir agua porque como hemos dicho el contenido de la bolsa es pulpa natural (sin ningún tipo de sustancia añadida, ni conservantes ni potenciadores de sabor ni azúcares) y por tanto ya contiene la propia agua de la fruta o las frutas de que esté compuesta la combinación seleccionada.

A diferencia de lo que sucede con las llamadas “cápsulas compatibles” en el caso de Juicero cada bolsa de preparado para hacer zumo contiene un código QR que escanea la máquina de forma que únicamente funcionará con aquellas bolsas que hayan salido de la propia Juicero, lo que supone una manera más estricta de mantener el negocio en casa además de un modo de asegurar la calidad del zumo puesto que no funcionará con bolsas elaboradas por la competencia con sus propias combinaciones.

Además estos códigos QR permiten alertar al usuario si la bolsa ha permanecido demasiado tiempo almacenada y los productos frescos que contiene ya no están en las condiciones óptimas para su consumo.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad