El Tribunal Supremo USA permite el programa de digitalización de millones de libros Google Books

scan

En 2004 Google (hoy Alphabet) inició un programa de escaneo masivo de libros para digitalizar toda la literatura existente en el planeta y hacerla accesible a través de Internet. Ha pasado más de una década y la controversia ha rodeado siempre este impresionante trabajo llamado Google Books en el que se mantenía un delicado equilibrio entre el acceso a la información y los derechos de propiedad intelectual.

Este lunes el Tribunal Supremo de los Estados Unidos de América ha decidido con su decisión que Google Books no incumple la legislación relativa a los derechos de autor puesto que se basa en el llamado “uso legítimo”, un concepto jurisprudencial elaborado por el sistema legal anglosajón que permite usar de forma limitada material protegido por derechos de autor siempre que sea con fines académicos o informativos.

Dado que Google Books no comercializa sus contenidos y simplemente los pone al alcance de quien desee consultarlos (con ciertas limitaciones, como mostrar únicamente algunos pasajes de la obra) el alto tribunal estadounidense ha desestimado así la demanda del Sindicato de Escritores que argumentaba que con este proyecto de digitalización se vulneraban sus derechos a percibir compensación económica por hacer accesibles gratuitamente a través de Internet las obras literarias de sus autores.

El tribunal compuesto por tres magistrados ha sido unánime en su decisión a pesar de reconocer que el asunto bordea los márgenes del “uso legítimo”.

La demanda por parte del Sindicato de Escritores se planteó en 2005, un año después de que Google Books comenzase su ingente tarea de digitalización de libros. Ya en 2013 un tribunal ordinario desestimó la petición de los autores, lo que tuvo como consecuencia la apelación de estos que ahora se ha resuelto.

Desde Alphabet se mantiene que Google Books, que ya ha digitalizado más de 20 millones de libros, precisamente contribuye a incrementar las ventas de libros al hacer que en muchos casos quienes efectúan consultas descubran libros de cuya existencia permanecían ajenos y se decidan a adquirirlos. De hecho algunos autores y editoriales sí han dado su permiso para que Alphabet realice esta tarea con sus obras.

 

 

Tags :