La Justicia obliga a una delincuente estadounidense a desbloquear su propio iPhone

touch id

Aún dura la resaca de la controversia por la petición del FBI a Apple para desbloquear el iPhone del autor del tiroteo de San Bernardino el pasado mes de diciembre cuando aparece otro ejemplo de la casuística legal relacionada con el acceso a los contenidos delos dispositivos móviles.

Condenada por robo de identidad, Paytsar Bkhchadzhyan (juro que ese es su apellido y que no ha sido el gato paseando por el teclado del ordenador) está relacionada con un presunto miembro de la mafia armenia, motivo por el que un juez ha emitido una orden para obligarla a que desbloquee su iPhone mediante su huella dactilar a fin de que pueda investigarse su contenido por si se encuentra información que facilite la investigación sobre la organización criminal de su expareja.

Una de las diferencias fundamentales con casos como el del mencionado terrorista de San Bernardino es que el Tribunal Supremo estadounidense ha emitido diversas sentencias en las que permite que la policía obligue a un detenido a proporcionar pruebas físicas tales como las huellas dactilares sin necesidad de autorización judicial y además en este caso es un magistrado (y no un juez) quien sí puede obligar a proporcionar la información que considere relevante. En el caso de San Bernardino no era la huella dactilar lo que constituía el núcleo del asunto sino el código de bloqueo del terminal.

En cualquier caso tendrán que darse prisa porque la huella dactilar sólo desbloquea el iPhone si no lleva más de 48 horas bloqueado, en cuyo caso sí habría que emplear el código numérico de desbloqueo.

 

 

Tags :