Apple envía sus ingenieros a la casa de un usuario al que iTunes le borró su música

borrado

La peor pesadilla de un amante de la música que ha confeccionado una cuidada selección de canciones durante años: que se borre gran parte de su discoteca. Es lo que ha sucedido a un usuario de iTunes, y tras enviar su queja a Apple desde Cupertino han enviado a un equipo de ingenieros a su propio domicilio a investigar el asunto.

James Pinkstone comprobó con sorpresa cómo se borraban nada menos que 122 Gb de música de su biblioteca cuando actualizó iTunes tras abonarse a Apple Music. Para relatar su nada deseable experiencia escribió un artículo en su blog titulado “Apple robó mi música. No, en serio” que no tardó en convertirse en viral.

Precisamente la clave podría residir en este detalle de la suscripción a Apple Music puesto que iTunes habría evaluado la ingente colección de canciones, habría comparado los títulos con los de la base de datos de Apple y al detectar las coincidencias habría borrado los archivos del ordenador de Pinkstone.

Pero lo que es incluso peor es que cuando iTunes detectaba canciones que no encontraba en la base de datos de Apple (Pinkstone es compositor y almacenaba muchas canciones escritas e interpretadas por él mismo) las eliminaba del disco duro tras almacenarlas en la base de datos de Apple. Desde luego así estaban siempre disponibles en streaming… pero es que el bueno de James probablemente querría seguir teniéndolos en su disco duro.

Desde Apple se explica que todo se debería a algún error contenido en una actualización de iTunes que ya ha sido corregida, tras haber detectado algunos otros casos similares en los que la aplicación de gestión musical se tomaba la libertad de eliminar archivos musicales tras añadirlos a la base de datos online de Apple sin pedir permiso al usuario. También afirman desde Cupertino que no han sido capaces de reproducir ese fallo, y por ello han enviado un par de ingenieros al domicilio de Pinkstone.

Provistos de una versión especial de iTunes se pretendía repetir el fallo en el ordenador donde ya había tenido lugar el mismo pero no lograron recrear la situación. Entre otras cuestiones el problema es que durante el dichoso borrado sólo se eliminaron algunas de las canciones compuestas por Pinkston, no todas, que en caso de error es lo lógico que hubiera sucedido, por lo que el comportamiento de dicho fallo resultaba ser más caprichoso e impredecible. Por no mencionar que tampoco era una cuestión de tipos de formato puesto que sucedió con archivos MP3, WAV, AAC… misterios sin resolver.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad