La sonda Rosetta encuentra componentes esenciales para la vida en un cometa

rosetta

Hace tiempo que se enunció la teoría que situaba en los cometas el transporte de sustancias que permitían que se desarrollase la vida, y que llegaban a los planetas tanto al cruzarse sus órbitas como al atravesarse por parte de los planetas la cola de los cometas, nubes espolvoreadas de algunos de estos materiales. Ahora la sonda de la Agencia Europea Espacial (ESA) anclada al cometa 67P ha confirmado la detección de estas sustancias primordiales.

Se confirmaría así la teoría de que los componentes esenciales para el desarrollo de la vida provienen de los cometas que vagan por el espacio. Fósforo, aminoácidos como la glicina y otras sustancias que resultan imprescindibles para que llegue a desarrollarse un organismo vivo están presentes en la superficie y la ténue atmósfera delcometa 67P donde se encuentra precariamente anclada la sonda Rosetta, enviada por la ESA.

La presencia de glicina ya fue detectada en 2006 en muestras obtenidas del cometa Wild-2 aunque se estimó que podría existir contaminación por interacción con agentes terrestres. En este caso se trataría de la primera detección indubitada de glicina en un cometa, según explica Kathrin Altwegg, investigadora principal del proyecto y encargada del instrumental que efectúa los análisis.

La glicina se encuentra habitualmente en las proteínas y el fósforo es un ingrediente clave del ADN, pero además Rosetta ha detectado también otras sustancias como sulfuro de hidrógeno y cianuro de hidrógeno, otros componentes básicos para que se originen organismos vivos.

Como explica el astroquímico Hervé Cottin, la morfología de los cometas no ha cambiado esencialmente en 4.500 millones de años, como sí ha sucedido en la Tierra o en otros planetas, por lo que examinar los componentes que puede encontrarse en ellos permite contemplar cómo y cuáles eran los ingredientes que se incorporaron a la “sopa primigenia” que era nuestro planeta (y otros) cuando se encontraban en período de formación. Saber que estas sustancias llegaban a nuestro planeta con los impactos de meteoritos o al cruzarnos en la órbita de la cola de los cometas supone repasar la receta que tuvo como resultado el que hoy estemos aquí.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad