Una empresa japonesa quiere generar lluvias de meteoritos a la carta

meteoros

Ya puedes sorprender a tu pareja con una romántica cita nocturna en la que las estrellas desciendan desde el oscuro manto de la noche para pespuntear vuestro momento de amor. Y olvídate de mirar el calendario para coincidir con las Lágrimas de San Lorenzo o cualquier otra lluvia de estrellas, esta tendrá lugar donde y cuando tú decidas.

La infinidad de pequeños cuerpos y fragmentos diminutos que surcan el cosmos en ocasiones atraviesa la atmósfera de nuestro planeta y deja tras de sí un rastro luminoso que llamamos estrella fugaz.

Aunque algunos pueden predecirse deforma relativa por formar parte de colas de cometas que son atravesados periódicamente por la órbita terrestre, en la inmensa mayoría de los casos con completamente impredecibles, de ahí su carácter excepcional… hasta ahora.

ALE es una empresa japonesa que en colaboración con científicos procedentes de diversas universidades niponas ha desarrollado el proyecto Sky Canvas (Lienzo Celeste) consistente en lanzar un satélite a unos 500 kms de altura donde dejará salir entre 500 y 1.000 pequeñas cápsulas conteniendo diferentes materiales que al caer libremente entrarán en ignición produciendo deflagraciones de distintos colores.

La ignición se producirá en la reentrada en la atmósfera, cuando esas cápsulas alcancen los 60 kms de altura, con lo que el resultado será muy similar al de una lluvia de estrellas. Las pruebas preliminares han determinado que serían visibles incluso a pesar de la iluminación procedente del alumbrado público en grandes ciudades.

Algunos medios han informado de que ALE estaría trabajando para que su lluvia de estrellas artificial esté a punto para convertirse en uno de los elementos más espectaculares de la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020, pero la startup nipona lo ha negado.

Una portavoz de ALE ha reconocido que su Sky Canvas está precisamente ideado para grandes eventos como podría ser los JJOO Tokyo 2020 pero también explica que aún tienen mucho trabajo por delante para perfeccionarlo y además no han mantenido ninguna conversación con el comité olímpico por lo que por el momento no forma parte del programa de la inauguración… aunque con cuatro años por delante quizá lleguemos a tiempo de superar los habituales fuegos artificiales que suponen uno de los platos fuertes de estos eventos.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad