La publicidad tradicional se burla de los bloqueadores de pop-ups

bus

Es posible que todo empezase cuando a alguien se le ocurrió que los banners insertados en las páginas web podrían causar más efecto invadiendo la experiencia del visitante, bien llenando todo su campo de visión en la pantalla, saltando de su espacio inicial... hasta que alguien pensó en alguna forma de bloquearlos. Pero en medio de esa pugna la publicidad tradicional entona un "bloquéame si puedes" no exento de razón.

La imagen nos muestra una divertida propuesta de campaña instalada sobre unos autobuses, soporte con décadas a sus espaldas, en el que se desafía con un “bloquea esto” a los espectadores forzosos de anuncios en Internet, los mismos que han hecho proliferar el llamado ad-block mediante herramientas que bloquean la inserción publicitaria en la Red.

El delicado equilibrio entre una experiencia satisfactoria en la navegación web y que la publicidad insertada por los anunciantes permita que los contenidos sean gratuitos ha llevado en los últimos tiempos a una proliferación de distintas soluciones que intentan bloquear los anuncios, especialmente los más invasivos, y esta simpática campaña recuerda que fuera del “dos punto cero” hay estrategias que simplemente no funcionan y la única manera de bloquear una inserción en una valla publicitaria o un vehículo como un autobús es no mirar.

Incluso los navegadores han ofrecido extensiones que ayudan al bloqueo de anuncios, con lo que la industria publicitaria pierde millones y los medios encuentran dificultades para seguir ofreciendo gratis sus contenidos en Internet, pero por suerte o por desgracia esas tácticas no funcionan en el mundo “analógico”.

La campaña “Ad Block This” está llevándose a cabo en Dinamarca por parte de la empresa Out of Home Media con el claro objetivo de reforzar el hecho de que la publicidad exterior no puede ser bloqueada por el consumidor… salvo que este cierre los ojos, como decíamos.

 

 

Tags :