Mochila + silla = ¿mosilla? ¿mochilla?

mochilla

Después de una larga excursión o una agotadora jornada de gestiones urbanas ese momento de descanso que te proporciona sentarte un rato y recobrar fuerzas no siempre puede tener lugar por falta de algún asiento. En esos casos nada como llevar uno mismo su propio asiento, especialmente si puede además cumplir la función de ser una mochila donde acarrear toda la impedimenta necesaria para una dura jornada de gestiones o un plácido paseo campestre.

A cambio de $75 podrás hacerte con esta práctica mochila que incluye un asiento desplegable, completamente integrado en la estructura de su respaldo de manera que pasa completamente inadvertido hasta el momento en que necesitas desplegarlo para tomar asiento.

A diferencia de otras soluciones existentes, el conjunto adopta una estética completamente indistinguible de cualquier otra mochila “normal” pero precisamente el almohadillado que quedaría en la parte dorsolumbar es la que encierra el secreto. Se despliega hacia arriba, quedando en posición dispuesta a acoger a su usuario por una serie de soportes.

La parte “mochila” es, como muestran las imágenes, muy similar al común de las mochilas que carecen de ese pequeño aditamento en forma de asiento. Un bolsillo grande y otro de menor capacidad, con el añadido de dos pequeñas bolsas de rejilla en los laterales con una abertura superior, que permiten acoger un botellín de agua, un chubasquero, una cámara de fotos…

Todo similar a cualquier otra mochila… hasta que llega el momento de dar reposo al propietario cuando se carece de otro asiento.

 

mochila

mosilla

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad