Crean una microcámara tan pequeña que podría inyectarse en el cuerpo

microcámara

Investigadores de la Universidad de Stuttgart han inventado la cámara más pequeña del mundo, tan pequeña que tiene que ser inyectada con una jeringa. Creada con una impresora 3D, tiene el tamaño de un grano de sal.

Usando un “sistema de escritura directa con láser de femtosegundo”, se imprime en 3D una lente de tres partes, con el tamaño no más grande que un grano de sal en el extremo de un cable de fibra óptica de la anchura de dos cabellos humanos.

Los investigadores cuentan que el dispositivo podría ser inyectado en áreas difíciles de fotografiar como el interior de un órgano, incluso el cerebro. Una vez en el cuerpo, la cámara podría tomar imágenes de alta calidad de tejidos a tan sólo 3mm de la lente. Hasta ahora estas lentes de alta calidad eran imposibles de realizar, pero sorprendentemente han diseñado, construido y probado la diminuta cámara en tan sólo unas horas.

microcámara

En términos precisos, la microcámara tiene 120 micrómetros de diámetro con carcasa incluida, además de enfocar objetos a una distancia de hasta 3mm. Y es que aunque  queda por pulir esta tecnología para poder llevarla a la práctica, las posibilidades de la microcámara son innumerables. desde equipos médicos , hasta sistemas de vigilancia pudiéndose integrar en monitores pequeños de seguridad, aviones no tripulados, sistemas de iluminación o incluso robots.

Desde luego se trata de un avance interesante, aunque no exento de problemas como el de la privacidad.

Tags :