Nueva pista sobre la desaparición del conector de auriculares en el iPhone 7

CirrusLogic

En ocasiones las pistas no provienen de un punto muy cercano al objetivo que se investiga, pero la periferia puede ser muy reveladora si se sabe dónde y qué buscar.

El tradicional conector de auriculares de 3,5 mm parece tener sus días contados en el iPhone. Y esta vez la pista no proviene de Cupertino ni de las plantas chinas de Foxconn o Pegatron donde se ensamblan sus unidades sino de Cirrus Logic y su presentación de un nuevo kit de desarrollo para auriculares, que nace con el objetivo de encauzar a los desarrolladores de accesorios para ayudarles a desarrollar nuevos auriculares que empleen el conector Lightning.

Desde Cirrus Logic se ensalzan las virtudes de este tipo de transición desde el conector de 3,5 mm hasta el puerto Lightning porque ello permite pasar del mundo de la conexión analógica a la digital, algo que mejorará exponencialmente la calidad del audio y además dará paso a una nueva era en la que puedan aportarse nuevas funciones mediante actualizaciones de firmware.

Las especificaciones introducidas permiten a cualquier fabricante conocer cómo debe adaptar su proceso productivo para adecuar una nueva generación de auriculares a las características de este nuevo formato que conseguiría la primera gran evolución en un conector que lleva décadas incólume.

Por otro lado esta evolución en el formato del conector permitiría simplificar el diseño interno, protegerlo de la humedad… pero sería un arriesgado paso por parte de Apple al apartarse por completo del estándar del mercado, por no hablar del inconveniente que supondría concentrar todo en un único conector para aquellas ocasiones en las que el usuario desea recargar la batería al mismo tiempo que escucha música con los auriculares, algo que podría solucionarse con un adaptador/multiplicador… o con auriculares Bluetooth.

La estrategia del puerto único no representa una novedad en Apple, que ya con su último MacBook decidió prescindir de USB 3.0, Thunderbolt y compañía para ofrecer únicamente el conector de auriculares y el puerto USB-C. En un dispositivo que “necesita” ofrecer paulatinamente un menor grosor, el límite físico ya casi se ha alcanzado con el tamaño al que obliga el puerto de auriculares. Sólo eliminándolo y sustituyéndolo por un conector más estilizado (Lightning y USB-C no se alejan demasiado en dimensiones) es posible llegar a ofrecer un iPhone más delgado y en el que el escaso espacio disponible pueda aprovecharse mejor al prescindir de la duplicidad de puertos.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad