Mercedes-Benz ahora también diseña carritos de golf

golf

La prestigiosa marca alemana lleva más de 30 años vinculada al deporte del golf y quizá por ello haya sido un movimiento natural que de sus tableros de diseño saliera este elegante carrito que permitirá a los aficionados a este deporte con una buena chequera poder desplazarse entre hoyos.

Producto del fabricante Gara, este carrito de golf diseñado por Mercedes-Benz no renuncia a líneas que nos pueden resultar familiares por su semejanza con otra marca del grupo, Smart, probablemente por solventar con un aire similar algunas de las soluciones de movilidad requeridas en un vehículo de tan contenido tamaño pero que no por ello renuncia a dejar su huella… en este caso no en el asfalto sino sobre el césped.

Con un tejado fabricado en fibra de carbono o luces LED la tecnología y los componentes y materiales de última generación no podían dejar de estar presentes.

El motor eléctrico de 4cv de potencia no permite alcanzar grandes velocidades pero gracias a su batería de iones de litio sí ofrece 75 kms de autonomía, tras los que habrá que esperar 6 horas para que se recargue. En la parte posterior hay unos soportes específicos para sujetar las bolsas con los palos y el resto del equipamiento de los dos jugadores.

En su interior un asiento corrido permite indistintamente que uno o dos pasajeros se acomoden a la perfección mientras tienen ante sí un salpicadero de espectacular diseño, dotado además de una pantalla táctil de 10,1 pulgadas de diagonal donde visualizar información sobre el recorrido, la puntuación de la partida o desde la que manejar, mediante conexión Bluetooth, el reproductor musical de nuestro smartphone, pudiendo escuchar la música a través de los altavoces integrados en el interior del habitáculo.

interior

Bajo el asiento se sitúa una nevera donde llevar bebidas y alimentos con los que reponer fuerzas.

Por el momento el esfuerzo conjunto de Garia y Mercedes-Benz ha producido únicamente dos unidades de tan exclusivo carrito de golf cuyo precio no ha sido facilitado pero todo hace sospechar que como suele ser habitual la exclusividad tiene un precio. Y no suele ser pequeño.

Tags :