Descubren dos nuevas “Tierras gemelas” a “sólo” 40 años luz

earths

Por "exoplanetas" se entiende que hablamos de otro mundos que no son la Tierra, y cuando los astrónomos encuentran planetas extrasolares (fuera de nuestro propio sistema solar) la gran alegría es detectar que son rocosos (en lugar de gaseosos) y que por su ubicación con respecto a la estrella en la que orbitan gozan de temperaturas cálidas y condiciones similares a las que disfrutamos los terrícolas. Dos de estos planetas han sido descubiertos recientemente y permiten albergar la esperanza de que sean habitables.

El descubrimiento tuvo lugar el pasado mes de mayo por científicos del célebre Instituto Tecnológico de Massachussets y de la Universidad de Lieja y de los departamentos de asgronomía de otros centros académicos.

Dos de ellos, en concreto, poseen una morfología y tipo de atmósfera, además de una temperatura por su distancia relativa a la estrella en torno a la que orbitan que permite calificarlos como “habitables” en comparación con las condiciones de que disfrutamos en la Tierra y las que existen, por ejemplo en mundos gaseosos como Júpiter o en frías rocas yermas como Plutón.

El sistema solar en el que se encuentran dos de estos planetas gemelos se denomina TRAPPIST-1 y está a 40 años luz de la Tierra, una distancia que en la escala cósmica se considera cercana. La estrella en torno a la que giran es del tipo ultrafría, por lo que emite una señal luminosa mucho más débil que la de nuestro Sol y de hecho no emite luz visible sino infrarroja, lo que precisamente complica la detección de este tipo de planetas pero que en este caso su descubrimiento ha sido posible precisamente porque en la Universidad de Lieja están desarrollando un programa de detección de exoplanetas buscando en torno a este tipo de estrellas.

El método habitual para detectar exoplanetas es observando las casi imperceptibles fluctuaciones que tienen lugar cuando se produce el “tránsito” del planeta ante su estrella. En la práctica sería como tratar de detectar una canica girando en torno a una hoguera mientras estamos situados a kilómetros de distancia. A muchos kilómetros. De ahí que sea especialmente notable el haber conseguido detectar estos planetas gemelos cuando la estrella emite tan poca luz porque al no producir tanto “deslumbramiento” resulta más sencillo observar el tránsito del planeta.

El sistema solar recibe el bombre de TRAPPIST-1 por haber sido descubierto por el telescopio del mismo nombre, específicamente desarrollado para este tipo de labores dado que su nombre es el acrónimo en inglés de Pequeño Telescopio [para observación] del Tránsito de Planetas y Planetesimales (planetas de tamaño muy reducido) y que centra su atención en el espectro infrarrojo, que como decíamos es en el que emite radiación la estrella de este sistema solar.

 

 

Tags :