A Intel se le “escapa” el sensor de movimiento de manos de HTC Vive

vive

Uno de los retos que presenta la realidad virtual, solventada la la representación inmersiva del entorno en el que se desenvuelve el protagonista, es el reconocimiento de los movimientos de sus manos, a fin de representar también su interacción con dicho entorno.

Desde los revolucionarios mandos de la consola Nintendo Wii pasando por los sensores de movimiento Microsoft Kinect o la propia cámara que reconoce la figura del jugador de la PlayStation las soluciones han sido diversas para hacer llegar a la máquina los movimientos de los brazos o incluso de todo el cuerpo del protagonista de la función.

Con la realidad virtual se abren otros caminos, como los originales mandos a distancia de Oculus, pero ahora conocemos otra opción que prescinde de mandos que deba sujetar el jugador así como de sensores externos que se ubiquen, como en los casos mencionados, sobre o bajo la pantalla.

Y es que la realidad virtual ofrece inmersión 360º y como tal ya no hay una “pantalla frontal” donde se desarrolle la acción. Por eso en Intel han ingeniado para las HTC Vive, las gafas de realidad virtual de la marca taiwanesa, un sensor que se coloca justo en el centro del mismo y que, dotado de media docena de cámaras, capta los movimientos de los brazos del jugador, reconociéndolos e integrándolos en la acción.

Este módulo de sensores funcionaría haciendo uso de la tecnología RealSense y además de las manos y los brazos sería capaz de detectar obstáculos y objetos situados alrededor del jugador. Además no supondría mucho “lastre” para el jugador puesto que cada cámara pesa únicamente 10 gramos.

La forma en la que hemos llegado a conocer este módulo es mediante unos tuits procedentes de un directivo de Intel, tuits que ya han sido borrados, y por el aspecto bastante pulido y plenamente integrado en el visor HTC Vive podría afirmarse que se trata del producto definitivo que podríamos conocer en un evento que tendrá lugar el próximo 16 de agosto.

Tags :