Mesa y nevera todo en uno: ¿cómo hemos podido pasar tantos veranos sin esto?

mesa nevera

La temporada estival se presta especialmente a los viajes, excursiones, el contacto con la Naturaleza... pero siempre tenemos la tentación de llevar con nosotros las comodidades del mundo moderno. Pues deseo concedido.

Llevar comida y bebida y que se mantenga fresca a pesar del calor, disponer de una mesa ante la que sentarnos a comer, merendar, cenar, echar una partida de parchís… y que todo eso no sea más complicado de acarrear que un trolley de los que permiten llevar en un avión como equipaje de mano.

Su precio es de $130 y aunque probablemente por separado seas capaz de encontrar una nevera, una mesa plegable y un par de taburetes por algo menos de precio la buena idea de este conjunto es que se trata precisamente de eso, de un conjunto, de un todo-en-uno en el que todo queda plegado y recogido de forma que basta llenar la nevera de todo aquello que nos guste y tiremos del asa.

Una vez alcanzado el destino bastará con desplegar las alas laterales, fijar las patas, extraer los taburetes que, una vez plegados, quedan ocultos bajo las alas y ya podemos disfrutar de nuestra mesa-nevera portátil.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad