Ecuador permitirá que una comisión judicial sueca interrogue a Assange en su embajada

assange

Son ya cuatro años los que lleva Julian Assange, fundador y alma mater de Wikileaks, encerrado en la embajada londinense de Ecuador, protegido por el asilo que le proporciona el país latinoamericano pero aún reclamado por la justicia sueca.

Y para tratar de desbloquear la situación, que le llevaría a ser detenido por la policía británica en cuanto Assange pusiera un pie fuera de las dependencias consulares, se va a permitir que una comisión judicial sueca acuda a la propia embajada de Ecuador en Londres para interrogarle acerca de los cargos que se mantienen contra él por la presunta comisión de delitos de abusos sexuales.

Assange está recluido en la embajada desde 2012 pero los cargos que se dirigen contra él se remontan a 2010, acusaciones que niega. El problema es que además de esas acusaciones en Estados Unidos de América también se le acusa de revelación de secretos debido a las informaciones publicadas en Wikileaks y tanto en Suecia como en el propio Reino Unido se le podría detener y terminar extraditado a Estados Unidos.

Desde el Ministerio de Asuntos Exteriores ecuatoriano se ha anunciado que en las próximas semanas, en una fecha aún por determinar, se permitirá a una comisión judicial sueca que acuda a la embajada londinense de Ecuador para practicar una toma de declaraciones a Julian Assange en relación con los procedimientos que se siguen contra él.

Desde el gobierno ecuatoriano se insiste en la voluntad que han mantenido durante estos cuatro años para cooperar en la llegada a una solución satisfactoria para todas las partes implicadas, asegurando tanto el correcto funcionamiento de la Justicia como la salvaguarda de los derechos del propio Assange.

Mientras tanto, dado el tiempo transcurrido, han prescrito tanto algunas de las limitaciones del estatuto de refugiado obtenido por Assange en la embajada como algunos de los cargos que se sostenían contra él. Subsiste la acusación de violación, que prescribiría en 2020, por lo que de no llegar a un acuerdo aún podrían pasar otros cuatro años de encierro en la embajada ecuatoriana para el fundador de Wikileaks.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad