Nuevos envases hechos de proteínas: biodegradables y ¡comestibles!

caseina

La caseína es una proteína derivada de la leche que podría revolucionar el concepto de envase. Por su origen orgánico es biodegradable y sostenible, por su origen lácteo es comestible. Convenientemente tratado podría convertirse en una fina película transparente capaz de envolver alimentos pudiendo mantenerlos preservados de la acción del oxígeno sin perjudicar la integridad del alimento, la salud del consumidor ni al medio ambiente.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos de América está llevando a cabo una prometedora investigación que tiene como base la caseína, una proteína derivada de la leche que podría emplearse como envoltorio para alimentos. Y la gran noticia es que además de ser completamente biodegradable, dado su origen, sería incluso comestible.

Supondría un avance muy significativo en el campo del envasado para alimentos y esencialmente en el respeto al medio ambiente al ser posible eliminar la producción de residuos no biodegradables o perjudiciales para el medio ambiente. Como afirma Peggy Tomasula, directora de la investigación sobre esta proteína láctea, se trata de un bloqueador de la acción del oxígeno contra el deterioro de los alimentos que permitiría prescindir de los derivados del petróleo convirtiéndose en una alternativa sostenible.

De hecho una película de caseína es hasta 500 veces más efectiva que una de plástico bloqueando la acción del oxígeno sobre los alimentos que envuelve.

Tras unos primeros ensayos en los que la película resultante mostraba fragilidad se añadió pectina cítrica para mejorar la hidroresistencia y la termoresistencia, aunque presenta una menor elasticidad con respecto al plástico.

Una de las formas en las que también podría aplicarse la caseína a modo de envoltorio sería rociándolo sobre los alimentos. Las investigaciones continúan avanzando y ya hay alguna empresa interesada en emplear este material para confeccionar envoltorios para alimentos a pesar de que según el Departamento de Agricultura quedan al menos tres años para que lleguemos a verlo en los supermercados.