Hoy hace 50 años de la primera emisión de “Star Trek”

sstt

Tal día como hoy del año 1966 las pantallas de la cadena televisiva estadounidense NBC mostraban por primera vez un episodio de esta serie revolucionaria que popularizó por igual la ciencia-ficción, el interés por los secretos del Universo y la integración dentro de la diversidad.

Las misiones de la nave Enterprise y su tripulación han atrapado a generaciones de espectadores, han llegado al cine en dos tandas de películas (una con la tripulación original, otra más reciente con nuevos actores en los papeles clásicos que han sido actualizados) e incluso dentro de la propia televisión también ha habido distintas generaciones de series y hasta dibujos animados.

El “padre” de todo esto, Gene Roddenberry (tras cuyo fallecimiento sus cenizas fueron enviadas al espacio) probablemente no podía sospechar que su criatura llegaría tan lejos… en sentido real y figurado. No solo la serie (las series, en plural, hasta cinco series distintas en la pequeña pantalla) y las películas (hasta trece de momento) nos han permitido viajar hasta los lugares más recónditos de la última frontera para la Humanidad, el espacio, sino que la popularidad adquirida a lo largo de las décadas ha cautivado a incontables fans, trekkies, que conforman una de las comunidades de aficionados más extendidas y conocidas.

Su presencia en múltiples eventos vestidos con los uniformes de las tripulaciones, o como los klingons, cuyo idioma incluso puede aprenderse con la app Duolingo, fue pionera sin duda en la reivindicación del orgullo por algo que para muchos es casi más que una afición, una forma de vivir.

El carismático capitán James Tiberius Kirk, el siempre lógico e imperturbable señor Spock como gran referente con sus orejas puntiagudas y su mítico saludo de “larga vida y prosperidad”, el diligente navegador Hikaru Sulu, el tradicional galeno Leonard McCoy (comúnmente conocido como Huesos), el ingeniero mecánico Montgomery Scott (a quien todos llaman Scotty), el joven alférez Pavel Chekov y la oficial de comunicaciones Nyota Uhura, consiguieron (y siguen consiguiendo) el favor de millones de espectadores.

Todos estos personajes, vestidos con sus vistosos uniformes de colores que diferencian especialidades o cargos, llevan ya medio siglo sin que ni esto ni sus distintos orígenes o razas hayan supuesto nunca un obstáculo en sus relaciones amistosas y profesionales, como ejemplo de la Humanidad armónica y pacífica que constituía el espíritu de fondo de la serie, rompiendo incluso algunos férreos estereotipos morales de la época, como el de mostrar a actores de color o de raza asiática encarnando personajes que no eran esclavos, sirvientas… o atreviéndose a mostrar por primera vez en la pantalla pequeña un beso interracial, entre el capitán Kirk y la teniente Uhura.

Una tripulación con la misión de viajar por el cosmos buscando nuevas formas de vida y civilizaciones con las que establecer relaciones pacíficas en el marco de los postulados de la Federación de Planetas Unidos

En el apartado técnico, dispositivos hoy habituales como los auriculares inalámbricos, los teléfonos móviles o los tablets ya aparecían en los episodios de los años 60 y 70 por lo que resulta singular que quizá la inspiración de nuestro presente llegase en el pasado a través de una osada visión de uno de nuestros posibles futuros. En los capítulos televisivos se anticipaba igualmente el TAC (tomografía axial computerizada) como método de diagnóstico médico que no precisaba de intervenir el cuerpo del paciente, además del manejo de ordenadores mediante órdenes de voz, además del disquete o el CD.

Hoy “Star Trek” cumple sus primeros 50 años de historia pero parafraseando a otro personaje de ficción que sin duda es en alguna medida deudor de esta serie, la tripulación de la nave Enterprise aún tendrá por delante muchas aventuras que les harán llegar hasta el infinito y más allá.

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad