Apple patenta una correa para Apple Watch que se ajusta automáticamente

correa

¿Recuerdas cuando en "Regreso al Futuro II" el hijo de Marty McFly llevaba unas zapatillas deportivas y una chaqueta que se ajustaban automáticamente al cuerpo del usuario? Bueno, en concreto las suyas fallaban un poco, pero el concepto es el que nos atrapó. Pues bien, en Cupertino han patentado un sistema similar (y hemos de suponer que este siempre funcionará adecuadamente) que ajusta automáticamente la correa de tu Apple Watch a la muñeca.

Llevar la correa del reloj apretada mientras desarrollas tus tareas cotidianas puede llegar a resultar incómodo, molesto e incluso limitar tu libertad de movimientos, siendo preferible que haya cierta holgura.

Por contra en la práctica deportiva puede resultar más conveniente ceñir algo más la pulsera del reloj a la muñeca. Y dado que el papel de la tecnología es o debería ser facilitar nuestra vida en Apple han desarrollado un sistema que permite ajustar la pulsera del Apple Watch a tu muñeca de manera automática.

La descripción del mecanismo es descrito en la patente como “Ajuste dinámico de apiete para dispositivos electrónicos vestibles” (los famosos wearables) y se describe como un medio para evitar las molestias que pueden surgir de un ajuste inadecuado de la pulsera de un reloj (inteligente o no) sobre la muñeca del portador, tanto por exceso como por defecto a la hora de ceñirla.

Para remediarlo la pulsera patentada cuenta con un mecanismo de tensión que puede graduarse desde el propio Apple Watch de manera tan sencilla como pasar un dedo por la pantalla para que la presión sea menor o mayor. Algo similar a cuando hacemos un desplazamiento vertical por la pantalla del móvil para navegar por la Red.

Uno de los mecanismos para conseguirlo, y de hecho aparece en una de las ilustraciones que acompañan a la patente, sería mediante un cable enroscado sobre sí mismo y desplegado a modo de serpentín en el interior de las correas y que al girar sobre su propio eje consiguiera el efecto de añadir o restar tensión a dicho serpentín y por lo tanto apretar o soltar la pulsera.

Otra opción sería mediante unos conductos también en forma de serpentín que se rellenarían o se vaciarían de gas para añadir o restar presión al ajuste de la pulsera.

Todo esto, además de ajustarse de forma manual también podría programarse o incluso activarse cuando se utilice una app. Por ejemplo se aflojaría al abrir una app de monitorización de sueño y se apretaría si accedemos a una app de monitorización de actividad deportiva.

Pero es que Apple incluso tiene previsto emplear ese mecanismo para otros fines, por ejemplo como método de notificación de avisos: un apretón para mensaje de WhatsApp, dos apretones para correo electrónico…

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad