USB Killer 2.0, el pendrive capaz de achicharrar un ordenador

killer

Los puertos USB de los ordenadores tienen ahora más peligro que nunca. Si un pendrive conteniendo virus o malware puede ocasionarte un desaguisado importante este USB Killer 2.0 literalmente puede destruir el ordenador mediante una descarga eléctrica. Y si estás preguntándote si dado el tipo de conexión el daño es posible infligirlo a otros aparatos con USB la respuesta es afirmativa.

La primera generación de este “simpático” invento se “conformaba” con inutilizar el puerto USB al que lo conectases puesto que lo sobrecargaba con una descarga de 110 voltios. Pero la cosa mejora con la evolución y ahora USB Killer 2.0 es capaz de producir una descarga de 220 voltios y literalmente freír no solo el propio puerto USB sino también la placa base del ordenador además de otros componentes.

Y dada la universalidad del puerto USB, presente en muchos otros dispositivos (desde un televisor o una consola hasta el salpicadero de un automóvil) este pendrive asesino es capaz también de producir importantes daños en cualquier puerto USB donde lo conectes.

Como puede apreciarse en la fotografía de USB Killer 2.0, una vez desprovisto de su carcasa encontramos varios condensadores que almacenan la energía que provee el propio puerto USB. Una vez alcanzada la máxima capacidad sobreviene la descarga de toda la energía acumulada, con la consiguiente destrucción del puerto USB al que se haya conectado y la propagación de los daños de forma indiscriminada a la circuitería.

Disponible en varias páginas web por un precio de 49,95 € también puede adquirirse Test Shield, un protector que por 13,95 € puede proteger el ordenador donde se conecte pero no podemos sino desaconsejar los experimentos con este tipo de dispositivos por los posibles daños que puede ocasionar su utilización.

Como argumento para la fabricación y venta de USB Killer 2.0 se menciona la posibilidad para los fabricantes de emplearlo para comprobar que sus dispositivos son capaces de soportar sobrecargas y descargas eléctricas, algo que, por ejemplo, sí soportan los MacBook de Apple, pero el 90 % de los dispositivos electrónicos no cuentan con la suficiente protección como para sobrevivir a la acción de este tipo de amenazas.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad