Elon Musk (Tesla Motors, SpaceX) desvelará la semana que viene sus planes para colonizar Marte

elon-musk

Definitivamente a Elon Musk se le queda pequeña la Tierra. Ha bastado un puñado de pruebas con desigual éxito de sus cohetes espaciales reutilizables para que Musk se venga arriba (literalmente) y se apresure a convocarnos para compartir con nosotros su sueño de colonizar el planeta rojo.

A través de un tuit el artífice de PayPal, TeslaMotors, SpaceX y ahora también dueño de SolarCity ha convocado a los medios para que el martes 27 de septiembre asistan a su presentación del que probablemente sea el plan más ambicioso de la Humanidad: colonizar Marte.

Musk lleva tiempo manifestando su deseo de morir en Marte, es decir, de pasar sus últimos días en nuestro planeta vecino como el que sueña con jubilarse en Miami y esperar allí la visita de la Parca. Y por el momento parece que si no es él pocos más podrían conseguir algo así como fruto de la iniciativa privada.

Y es que no se trata de repetir una hazaña como la que el 21 de julio de 1969 culminó con la llegada del hombre a la Luna pero que sólo permitió ese viaje a una docena de privilegiados y desde 1972 no hemos vuelto a pisar aquella magnífica desolación. En el caso de Marte los planes de Musk hablan de colonización, no de llegar, plantar la bandera y volverse. Y no es ni por un capricho ni por afán de aventura sino como parte del convencimiento que múltiples científicos y filósofos han expresado desde hace tiempo en el sentido de que ante una hipotética catástrofe planetaria sería más que conveniente contar con una “copia de seguridad” para la vida humana.

Lo curioso es que este anuncio llegue poco tiempo después la explosión pocos días antes de su lanzamiento de uno de los cohetes reutilizables Falcon9 de SpaceX, empresa fundada por Musk.

El plan de colonización de Marte que prepara Elon Musk se basa esencialmente en un gran cohete capaz de hacer despegar y transportar hasta Marte una gran nave espacial capaz de llevar carga y pasaje en una unidad denominada inicialmente MCT(Mars Colonial Transporter, Transporte Colonial de Marte) pero que ahora parece haber cambiado de denominación con una descripción no menos ambiciosa: ITS (Interplanetary Transport System, Sistema Interplanetario de Transporte). Y es que según Musk se trataría de tecnología capaz de viajar mucho más allá de Marte.

Ese enorme cohete capaz de transportar la nave hasta Marte recibe el nombre de BFR, lo que constituye un nuevo guiño por parte de Musk a la cultura popular. Si el modo de máxima velocidad de los automóviles de Tesla Motors se denomina Ludicrous (por la “velocidad estúpida” de la película de Mel Brooks “Space Balls”) en este caso se ha buscado inspiración en una de las armas del videojuego “Doom”, el BFG, acrónimo de Bug Fuck Gun (traducible, en honor al monólogo inicial y final de la película “Trainspotting”, como Pistola Grande Que Te Cagas). Así BFR significa Big Fucking Rocket, lo que traduciríamos libérrimamente como Cohete Grande Que Te Cagas.

Y es que hablamos de un cohete capaz de hacer despegar de la superficie terrestre una carga útil de 100 toneladas, más que la suma de todos los ingenios que el hombre ha enviado a Marte desde que llegase por allí en 1962 la sonda soviética Marte 1.

Y si el BFR es el Big Fucking Rocket encima irá la BFS o Big Fucking Ship (Nave Grande Que Te Cagas), sobre la que no se tiene prácticamente ninguna información, pero sobre la que se rumorea que podría disponer de un mecanismo de rotación capaz de generar una microgravedad artificial además de un blindaje especial contra la radiación cósmica y los efectos del viento solar, además de la complicación adicional de que toda esa carga (y pasaje) aterrice con suavidad en las áridas arenas marcianas.

Quizá el secreto resida en el motor Raptor que lleva desarrollando SpaceX desde 2009, capaz de lograr un empuje para el despegue de 250.000 toneladas, equiparable a los cohetes de despegue de los extintos transbordadores espaciales de la NASA. En lugar de queroseno emplea metano líquido como combustible, lo que permitiría obtener dicho material en Marte gracias al hielo de la superficie y el dióxido de carbono de la atmósfera, lo que facilitaría que estos primeros colonos pudiesen regresar a la Tierra… además de que según Musk sería un completo despilfarro dejar allí inutilizadas naves tan costosas.

A comienzo del presente año ya anunció Elon Musk que pretendía iniciar una serie de misiones con la cápsula Red Dragon que a partir de 2018 irían llevando a Marte los materiales necesarios para la colonización de manera que cuando los primeros conquistadores del planeta rojo llegasen allí ya tuviesen esperándoles módulos habitables, generadores de energía y oxígeno, suministros… con entregas cada 26 meses.

Pero esto y mucho más lo averiguaremos la próxima semana cuando Elon Musk anuncie sus ambiciosos planes.

 

 

 

 

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad