Hasta el FBI te pide que tapes tu webcam

pc

Hasta Mark Zuckerberg nos ha aconsejado que tapemos la webcam del ordenador e incluso del tablet y el móvil. Siempre podemos correr el riesgo de que alguien haya accedido sin nuestro consentimiento a nuestro ordenador y esté asomándose desde la distancia a nuestra cara.

El director del FBI, James Comey, ha recomendado expresamente que nos acostumbremos a tapar la lente de las cámaras integradas en nuestros dispositivos informáticos.

En los ordenadores portátiles hace ya años que la parte superior de las pantalla cuenta con ese ojo que nos facilita comunicarnos visualmente a través de aplicaciones de mensajería, además de capturar imágenes. Pero esa facilidad para que nuestra cara se vea desde la distancia también queda a disposición de cualquier hacker que consiga acceder a nuestro equipo. Llevamos una ventana permanentemente abierta a quien logre colarse en nuestro ordenador o dispositivo móvil.

Es por ello que Comey comparte con nosotros eso consejo que en caso de usuarios medianamente precavidos puede resultar útil pero que podría aterrorizar a los más paranóicos. El director del FBI recuerda que se trata de una medida sencilla que puede evitar muchos disgustos y que supone adoptar una responsabilidad por la propia seguridad.

De hecho Comey reveló en el transcurso de una conferencia en el Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales que tapar la webcam es una medida de precaución habitual en el FBI y en las oficinas gubernamentales, algo que el gran público pudo comprobar en una foto que el propio Zuckerberg publicó en su perfil de Facebook donde se mostraba su ordenador con la webcam tapada.

En 2013 un reportaje de la BBC desveló la existencia de un mercado negro de tráfico de imágenes capturadas desde webcams de ordenadores anónimos e incluso se traficaba con herramientas que facilitaban el acceso a dichas cámaras con precios tan ínfimos como $1 (un dólar) por el acceso a la webcam del ordenador de un usuario femenino mientras que si lo que se buscaba era el acceso a webcams de usuarios masculinos el precio era también de $1… pero por cien webcams.

El acceso suele hacerse mediante enlaces remitidos en correos electrónicos que infectan el ordenador y consiguen facilitar el acceso remoto a la cámara. Uno de los programas empleados para ello es Blackshades, una herramienta cuyo uso ha sido detectado en un centenar de países y que facilita también el acceso a las fotografías y otros archivos que el usuario almacena en el ordenador.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad