El coche autónomo de Google sufre un nuevo accidente, y esta vez no ha sido culpa suya

google

Está claro que por más sensores y radares que se incluyan en su interior, los vehículos autónomos en general, y los de Google en concreto, no son inmunes a los accidentes. Eso sí, en este caso, la culpa la ha tenido la imprudencia de un conductor humano.

Y es que el accidente se produjo cuando el coche autónomo iba a atravesar un cruce y el conductor de una “van” empresarial decidió que era una buena idea saltarse el semáforo en rojo, lo cual terminó en colisión contra el lateral del Lexus de Google, aunque por suerte, esta vez no hubo que lamentar daños personales, pues tanto el conductor de la furgoneta como el “observador” que iba en el coche de Google salieron ilesos.

Google todavía no ha compartido los detalles sobre el percance, pero sí ha anticipado que el Lexus no empezó a cruzar la intersección hasta que no transcurrieron seis segundos desde que su semáforo se puso en verde, detalle que prueba que el conductor de la “minivan” se saltó el semáforo en rojo.

El accidente no ha tenido consecuencias graves, pero si ha dejado una cuestión en el aire, ¿es posible preparar un coche autónomo para que sea capaz de hacer frente a las imprudencias y negligencias humanas? Los diseños de coches actualmente están preparados para circular en condiciones normales, es decir, con personas que respetan las normas de circulación, pero los humanos somos impredecibles y cometemos muchos errores que son imposibles de evitar hasta para los ordenadores más avanzados.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad