Empresa de seguridad pagará 1,3 millones de euros a quien consiga hackear el iPhone

1

En realidad más que el dispositivo en sí lo que pretende una empresa de seguridad es premiar a quien sea capaz de colarse en la nueva versión del sistema operativo de Apple, iOS 10.

Recordemos la controversia generada meses atrás cuando el FBI quería acceder a un iPhone bloqueado para llevar a cabo parte de la investigación relacionada con un tiroteo y Apple se negó a colaborar, entre otras cosas aduciendo que no disponía de un mecanismo para poder acceder a la información almacenada por el usuario.

Aunque con anterioridad ya se había generado debate sobre el derecho a la privacidad de los usuarios de dispositivos móviles y la mayor o menor facilidad para poder acceder (incluso los propios fabricantes y/o desarrolladores) al dispositivo sin contar con la autorización del usuario, aquel incidente permitió comprobar cómo incluso el FBI encontraba obstáculos que no eran fácilmente salvables.

Esa sería la motivación para que la empresa de seguridad Zerodium haya premiado con 1,3 millones de euros a quien sea capaz de encontrar un agujero de seguridad no documentado en iOS 10.

La propia Apple también dispone de un programa de recompensa para quien localice estos fallos y se los comunique, de manera que puedan proceder a solucionarlos y evitar posibles perjuicios a los usuarios de su ecosistema, pero no se manejan sumas tan elevadas, lo que para algunos permite sospechar que lo que se busca con esa elevada recompensa es un posterior beneficio vendiendo a terceros la información sobre dichos agujeros de seguridad, probablemente con fines poco amables.

Entre los interesados en conocer estas lagunas de iOS 10 están desde otras empresas de seguridad a organismos oficiales de Estados Unidos de América, grandes empresas y agencias de seguridad extranjeras. Todas ellas pagarán bastante más de esos 1,3 millones de euros por acceder a tan delicada información sobre cómo poder colarse por un agujero inadvertido por Apple.

Por supuesto no es iOS el único sistema operativo móvil al que se le buscan las cosquillas. Android también está en el punto de mira de los hackers aunque en este caso se pagan unos precios muy inferiores, algo curioso puesto que se trata de un SO presente en más del 80 % de los dispositivos móviles del mundo, mientras que Apple se queda con una cuota de mercado en torno al 15 %. Pero lo cierto es que por descubrir una entrada inadvertida a iOS 10 se paga 1,3 millones de euros mientras que por hacerlo en Android 7 se pagan 175.000 € (once veces menos) y por algo similar en Windows Phone apenas 90.000 €.

 

 

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad