Insistentes rumores de que Disney podría comprar Netflix

netflix

No hace mucho que Netflix y Disney firmaron un acuerdo de exclusividad que permitía a la plataforma de streaming poner a disposición de sus abonados los contenidos del variado universo que no se limita al famoso ratón (añadamos Pixar, Marvel, Lucasfilm...). En los últimos días los rumores acerca de una posible adquisición de Netflix estrechan el cerco sobre la casa de Mickey Mouse.

El eco de los rumores se ha dejado notar en el parquet bursátil con una importante subida en el precio que se paga por las acciones de Netflix. Y es que la operación, de llegar a producirse, sería una de las de mayor entidad en años dentro del mercado de los contenidos digitales.

Y ello a pesar de que los resultados trimestrales que Netflix debería presentar en un par de semanas no apuntan a las espectaculares cifras de anteriores ocasiones y el crecimiento en nuevos usuarios también parece estar ralentizándose, pero ello podría suponer una madurez del mercado de streaming, que ha pasado de ser explosivo y expansivo a consolidado, con un crecimiento de menor entidad pero inexorable.

Precisamente parte de los contenidos de producción propia que mejor están funcionando en Netflix son las adaptaciones a series de televisión de algunos personajes procedentes de los cómics Marvel (propiedad de Disney). Daredevil (ya con dos temporadas), Jessica jones, Luke Cage y Iron Fist (Puño de Hierro) están gozando de gran popularidad y en breve contarán con una serie que los reunirá a todos, “The Defenders” (“Los Defensores”), emulando en cierta forma lo que ha sucedido en la gran pantalla, donde diversos personajes (IronMan, Hulk, Thor, Capitán América, AntMan…) tuvieron varias entregas cinematográficas individuales antes de reunirse en “Los Vengadores”.

Es reseñable también esta misma semana Netflix ha anunciado la llegada a su catálogo de numerosas películas y series de televisión procedentes del ecosistema Disney (Miramax, Pixar, Marvel Studios, Lucasfilm…) con lo que parece consolidarse la buena relación entre ambos, algo que para muchos suena a inminente adquisición.

Las plataformas de streaming, que iniciaron su andadura (precisamente Netflix es pionera en ello) distribuyendo contenidos ajenos, no tardaron en encontrar un filón en la producción propia puesto que abarataba el coste de adquisición de los contenidos y permitía además adecuar la producción a lo que se averiguaba de primera mano sobre los hábitos de consumo de los espectadores. Parece ahora un paso casi natural una fusión o adquisición por parte de los grandes estudios cinematográficos y televisivos de una de estas plataformas como vía de retroalimentarse ambos en mutuo interés.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad