Samsung explicará en las próximas semanas qué ha sucedido con los Galaxy Note 7 explosivos

bateria-note-7

La empresa surcoreana comenzó a investigar los incidentes con las unidades de su modelos Galaxy Note 7 que explotaban espontáneamente este verano, cuando tuvieron lugar los primeros casos, pero ahora que incluso ha retirado de la circulación el modelo y ha pedido a todos quienes lo compraron que dejen de usarlo se ha comprometido a ofrecer en las próximas semanas los resultados de una investigación obligadamente exhaustiva.

Un portavoz de Samsung ha informado hoy de que en las próximas semanas ofrecerán una explicación sobre la causa de las repetidas deflagraciones producidas en su modelo ya retirado del mercado Galaxy Note 7.

Algunas de las críticas que se han dirigido contra Samsung tenían que ver con su lentitud a la hora de responder a los primeros incidentes e incluso, ya con un número considerable de terminales sustituidos, cuando estos también se incendiaban y cuando los propios distribuidores comenzaban a retirarlos del mercado ante la pasividad de la marca.

La empresa surcoreana parece haberse dado cuenta (por fin) no solo de la relevancia de lo sucedido sino de la importancia para su reputación y para la tranquilidad de sus clientes de ofrecer una aclaración sobre las causas de esta cadena de explosiones espontáneas que ha terminado con la retirada del modelo. No hacerlo supondría una importante mancha en la confianza que los actuales (por no hablar de los hipotéticos futuros) clientes pueden depositar en los dispositivos Samsung y en que sus baterías no van a explotar en el momento menos pensado.

En una nota hecha pública desde Samsung se aclara que “los terminales de reemplazo contaban con baterías de un suministrador diferente del Galaxy Note 7 original y actualmente estamos llevando a cabo una investigación por lo que sería prematuro especular, pero compartiremos toda la información disponible en las próximas semanas“.

Unas de las causas con las que algunos analistas comienzan a especular para explicar las deflagraciones tendría que ver con la simetría de las curvas del Galaxy Note 7. La necesidad de acoplar los perfiles de cristal y metal en los extremos para conseguir el termosellado que proporciona la protección y el aislamiento del terminal contra la inmersión.

En ese proceso de encapsulamiento los extremos de los cátodos y los ánodos que forman la batería se habrían visto forzados en su integridad y al entrar en contacto unos con otros habrían ocasionado un cortocircuito y con ello el aumento de temperatura que iniciaba las deflagraciones.

Era precisamente esa curvatura y simetría de la carcasa del Galaxy Note 7 la que le convertía en el phablet con la pantalla de 5,7 pulgadas más delgado del mercado, pero según información filtrada tras la retirada de los primeros terminales las baterías proporcionadas por Samsung SDI eran ligeramente más grandes que el hueco destinado para acogerlas en el interior del dispositivo. Un problema que continuaba sucediendo con las nuevas baterías proporcionadas por ATL dado que con toda probabilidad se habían fabricado siguiendo los mismos requisitos y por lo tanto sustituirlas no contribuía en absoluto a solucionar el problema.

Algunas fuentes señalan que en la fase final del desarrollo del Galaxy Note 7 hubo demasiada premura por tratar de plantar cara al iPhone 7 Plus, para lo que entre otras cosas se apresuraron a incorporar una batería de 3.500 mAh capaz de superar la de 3.000 mAh del modelo precedente y los 2.900 mAh del iPhone 7 Plus. Esas prisas podrían haber tenido la culpa de todo, a falta de conocer los resultados finales de la investigación anunciada por Samsung.

1

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Publicidad